Peso muerto
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Peso muerto

COMPARTIR

···
menu-trigger

Peso muerto

bullet“Tal como sucede en Venezuela con su escasez, desnutrición y otros males, digan lo ...”

Opinión MTY WIKI-LITICO MIGUEL MORENO TRIPP
19/02/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block

En economía se conoce como peso muerto al que se genera cuando, entre otras causas, se establecen precios tope o precios mínimos.

También se le conoce como pérdida irrecuperable de eficiencia y “es una pérdida de eficiencia económica que puede ocurrir cuando el equilibrio para un bien o servicio no es óptimo.”

Si se fijan precios tope, lo que se logra es quitar incentivos a la producción y si ponen unos precios mínimos se puede afectar el consumo.

En cualquier caso la acabamos pagando Ud. y yo, ya que las distorsiones de la libre oferta y demanda que, en el deber ser, es que se llegue a un precio de mercado, se paga en calidad o cantidad disponibles.

¿Es justo o no el precio fijado en la libre oferta y demanda? Considero que al plantear esa pregunta más bien nos salimos del ámbito de la economía y podemos caer hasta en el sentimentalismo. Ahora bien, de haber intermediarios o estructuras de mercado que efectivamente hacen de las suyas para beneficio de unos cuantos, claro que hay que combatirlos. La libre competencia es exactamente lo que logra y México, con todo lo perfectibles que puedan ser tanto la Ley Antimonopolio como la COFECE, está en el camino adecuado. ¿Hace cuánto que no se publica en la prensa reportes de “acaparadores” como en los setentas?

El populismo por contra, alimenta las distorsiones en los mercados cediendo el control a quien detenta el poder y toma las decisiones. Si ese poder es absoluto, promete y cumplirá el fijar precios mínimos y tope, y no tiene contrapeso, pues mala tarde para todos. Tal como sucede en Venezuela con su escasez, desnutrición y otros males, digan lo que digan los porros de Morena, como aparecen en los videos que circulan en las redes sociales. Y pensar que del trabajo de todos nosotros mantenemos a esos vividores.

Sin embargo, parece ser que ya es por demás estar buscando explicaciones y razonamientos técnicos. El sentimiento anti-Peña y anti-PRI están desbordados: haga lo que haga -o deje de hacer-, que va, aunque lo haga alguien más, el presidente Peña Nieto tiene la culpa y está mal y el anti-priismo ya cae en la obsesión de pretender una redención de todos los males del país si se les saca del gobierno.

Puede haber razones y demostrarse con hechos cómo todos los partidos no se salvan, pero parece que ya solo cuentan las sin razones o lo que es lo mismo, ya se presenta un fanatismo radicalizado por encima de los hechos y el análisis razonado.

Francisco Martin Moreno, gran historiador y novelista mexicano le echa la culpa al PRI al referirse cómo AMLO “capitaliza en su beneficio los monstruosos errores de un gobierno podrido y lo utiliza en su campaña”.

Ciertamente que si el PRI o mejor aún, todos los partidos hubieran corrido y denunciado a tanto gobernador rata, otro gallo les cantaría. Sin embargo esas aseveraciones, ya sea que sin querer o conscientemente se hagan, están alimentando el mencionado sentimiento, dicho esto con todo el respeto que merece alguien de esa talla y sin ningún afán de corregirle la plana a nadie.

Luego entonces, si ya esta tan podrido el gobierno actual es bueno cambiar de modelo en forma radical. Todo parece indicar que efectivamente se logrará ese objetivo.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su despacho asociado con Crowe Horwath para proporcionar asesoría en temas de Finanzas Corporativas. morenotrip@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.