Perspectivas para 2019
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Perspectivas para 2019

COMPARTIR

···
menu-trigger

Perspectivas para 2019

bulletExiste un alto grado de incertidumbre por los riesgos que enfrenta la nueva administración, tanto externos como internos.

Opinión MTY UANL Césareo Gámez
28/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Cesáreo Gámez, es profesor de la Facultad de Economía de la UANL.Fuente: Cortesía

Para 2019 se espera que la economía mexicana crezca entre 1.5 y 2.5 por ciento, con una inflación cercana a cuatro puntos porcentuales, las tasas de interés de referencia cerca de 8.3 por ciento y un tipo de cambio de 20.0 pesos por dólar estadounidense, de acuerdo con los Criterios Generales de Política Económica, documento elaborado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público del nuevo gobierno.

Por su parte, la última Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, que elabora el Banco de México, pronostica un panorama similar, con un crecimiento de 1.97 por ciento, con una inflación cercana a cuatro puntos porcentuales, las tasas de interés de referencia de 7.94 por ciento y un tipo de cambio de 20.34 pesos por dólar estadounidense.

Tanto el crecimiento pronosticado por ambos documentos hacen esperar que el dinamismo de le economía en 2019 sea menor que el esperado para 2018, lo que representaría una manifestación más de la llamada “maldición del primer año” que es la desaceleración de la economía en el primer año de cada administración, que se ha manifestado en México en once de los últimos doce sexenios.

Sin embargo, existe un alto grado de incertidumbre por los riesgos que enfrenta la nueva administración, tanto externos como internos. Entre los riesgos externos se encuentra la posibilidad que se retrase la ratificación e implementación del acuerdo comercial alcanzado con Estados Unidos y Canadá.

Un riesgo adicional es que el escalamiento de las medidas proteccionistas a nivel mundial afecte adversamente el crecimiento, la inversión y el comercio a nivel global, en detrimento de la actividad económica en México.

También es posible que se observen episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales que resulten en aumentos en las tasas de interés, así como de un posible contagio proveniente de otras economías emergentes o de acontecimientos geopolíticos que pudieran reducir las fuentes de financiamiento.

Entre los riesgos internos destaca el deterioro del actual ambiente de incertidumbre derivado por algunas medidas adoptadas o propuestas por la nueva administración, lo ha ocasionado que diversas empresas pospongan o cancelen sus planes de inversión en México.

El aspecto más negativo que tendrá que enfrentar la nueva administración es la inseguridad percibida tanto por ciudadanos como empresarios en México. De acuerdo con la encuesta nacional sobre inseguridad, que elabora el INEGI, tres cuartas partes (75.9 por ciento) de los ciudadanos mexicanos adultos consideran que vivir en su ciudad es inseguro.

Por otro lado, la encuesta sobre victimización de empresas, elaborada por el mismo organismo, detectó que en 2017 la tercera parte (33.7 por ciento) de las empresas mexicanas fueron víctimas de algún delito durante el año en cuestión.

Sin embargo, también existen aspectos favorables, uno de los cuales es el incremento en la confianza de los consumidores y demás agentes económicos que se ha registrado desde las elecciones que tuvieron lugar el pasado mes de julio.

El Indice de Confianza del Consumidor (ICC) se incrementó 14.7 por ciento entre julio y octubre, destacando la perspectiva de los consumidores sobre la situación del país dentro de doce meses, que creció 26 puntos porcentuales en el periodo considerado, Un comportamiento similar se observa en los índices de confianza empresarial que se elaboran para la industria manufacturera, el sector comercio y la construcción.

El incremento en la confianza de los agentes económicos representa un importante capital político en las manos del nuevo gobierno. Es importante que el nuevo régimen tome en cuenta esta circunstancia y no lo desperdicie con decisiones y postura inadecuadas.

De cualquier manera, la nueva administración representa una esperanza para la mayoría de la población, que confía en que el nuevo Presidente haya aprendido de los errores de sus predecesores y que el país vuelva a tomar el camino del crecimiento sostenido, la creación de empleos y el incremento en los niveles de bienestar en el mediano y largo plazo.

Este columnista les desea a sus lectores que el 2019 sea un año próspero y que nos traiga a todos salud, paz y armonía.

El autor es economista de la UANL, con Doctorado en la Escuela de Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. Es profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

Opine usted: cesareo.gamezgr@uanl.edu.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.