Paso a paso, despacito, el impuesto a las gasolinas ya subió más de un pesito
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Paso a paso, despacito, el impuesto a las gasolinas ya subió más de un pesito

COMPARTIR

···
menu-trigger

Paso a paso, despacito, el impuesto a las gasolinas ya subió más de un pesito

bulletPara este año, la estrategia ha sido de gradualidad, incrementando poco a poquito el precio, mediante el expediente de reducir semanalmente el dizque “Estímulo Fiscal” que nos otorgan.

Opinión MTY COMENTARIO ECONÓMICO Marco Antonio Pérez Valtier
28/02/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Marco Pérez ValtierFuente: Félix Vásquez

Sin duda, el Gobierno federal aprendió bien la lección de no impactar de golpe y porrazo el precio de las gasolinas, después del famoso “gasolinazo” de enero del año pasado, cuando subieron los precios en más de dos pesos por litro, lo que provocó protestas generalizadas en la población.

Para este año, la estrategia ha sido de gradualidad, incrementando poco a poquito el precio, mediante el expediente de reducir semanalmente el dizque “Estímulo Fiscal” que nos otorgan, al cobrarnos una cuota reducida del IEPS Federal, ya que el precio no solo lo manipulan “suavizando” con promedios móviles el precio internacional, sino también con este “Estímulo Fiscal”.

El asunto es que esta manipulación de la cuota del IEPS Federal que se carga a estos combustibles, que por Ley debería de ser de 4.59 pesos por litro para la gasolina Magna, de 3.88 para la gasolina Premium y de 5.04 para el diésel, semanalmente se reduce con un “Estímulo Fiscal” para evitar que se traslade al precio de las gasolinas el IEPS completo.

Por ejemplo, al inicio de este mes de febrero, el IEPS a la gasolina Magna, que es la que más se consume, era del 52.33 por ciento, por lo que en lugar de aplicarse un IEPS Federal de 4.59 pesos por litro, el IEPS efectivo, gracias a este “Estímulo Fiscal” era de 2.188 pesos por litro, mientras que el diésel, tenía un estímulo del 51.57 por ciento, causando un IEPS de 2.441 en lugar de 5.04 por litro.

Bueno, pues en menos de cuatro semanas, el “Estímulo Fiscal” ha bajado como 20 puntos porcentuales, pasando a solo 33.22 por ciento para el caso de la gasolina Magna, y a 35.38 por ciento para el caso del diésel, mientras que en la gasolina Premium este estímulo se ha reducido de 30.05 por ciento al arranque de este mes, a solo un 8.74 por ciento, es decir, en el caso de la gasolina Premium, el estímulo es ya casi inexistente, razón por la cual el litro de esta gasolina rebasa ya los 20 pesos.

Estas reducciones al estímulo fiscal, se han traducido en mayores precios al consumidor, de 0.95 pesos por litro para el diésel, y de 1.02 pesos por litro para la gasolina Magna, considerando ya el IVA correspondiente, por lo que tan solo en este mes de febrero, paso a paso, despacito, la gasolina Magna ya aumentó de precio UN PESITO.

Lo grave del caso es que según esto, nos siguen subsidiando el precio de las gasolinas y del diésel, subsidio que al día de hoy es de 1.525 pesos por litro para la gasolina Magna y de 1.783 pesos por litro para el diésel, por lo que el Gobierno federal puede estar tentado a seguir con esta eliminación paulatina del dizque estímulo fiscal, ya que la gente ni se ha dado cuenta de que en solo un mes, le aplicaron medio gasolinazo y ni pio dijo.

Obviamente, el otro perjudicado es Pemex, ya que tiene que transferirle al Gobierno federal una mayor tajada del precio de las gasolinas, con la diferencia de que cuando el precio del petróleo subía (como el año pasado) subía el pago de Derechos, pero BAJABA el IEPS a las gasolinas, lo que nivelaba la carga fiscal de Pemex.

Con la reforma al IEPS de 2016, se eliminó la posibilidad de determinar IEPS negativo, mecanismo que le ayudaba a Pemex a no pagar tantos impuestos, pero ahora, con la cuota fija, Pemex no verá lo duro, sino lo tupido, pues le aumentan los derechos y el IEPS al mismo tiempo, lo que compromete sus finanzas.

De hecho, para 2017, a pesar de recuperarse los precios del petróleo en más de 30 por ciento, y de haberse incrementado en un porcentaje similar las ventas internas de gasolinas, Pemex acaba de reportar incluso mayores pérdidas a las del año pasado, argumentando, entre otras cosas, el mayor pago de contribuciones, absurdo, no?

Habrá que analizar con detalle los números para elaborar conclusiones, ya que este nuevo IEPS no solo está matando a los consumidores, sino también a Pemex.

El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio de Economía en Pérez Góngora y Asociados. mperezv@perezgongora.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.