Participar en el presupuesto
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Participar en el presupuesto

COMPARTIR

···

Participar en el presupuesto

Para esto hay que organizarse con los vecinos, primer paso para reconocer a los otros dueños de nuestra comunidad, esas personas con las que compartimos las calles, parques e instituciones públicas, son nuestras.

Opinión MTY La Propia Política Sara Lozano Opine
13/02/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
La Propia Política Sara Lozano
La Propia Política Sara Lozano Fuente: Cortesía

La ceguera de taller es producto de la costumbre. Cuando lo normal es que haya un bache, la actitud de los vecinos es sacarle la vuelta. Algunos llamarán al municipio para reportarlo, pero todos tomaremos las medidas para sortearlo un buen rato, semanas al menos. Ya no digo el riesgo y la incomodidad que provocan las calles sin carriles bien marcados o excesivamente angostos, los pasos peatonales inexistentes, las luminarias fundidas, los parques olvidados.

Lo que seguramente se cuida en casa, no está siendo siquiera advertido en la comunidad en una amplia mayoría de los casos. La apropiación del espacio público es muy baja en todo México, excepto cuando se dan catástrofes que rompen con la costumbre. En tanto no haya accidentes, permanece el hábito de soportar riesgos e incomodidades inmediatas al punto que se deja de sentirlas y se aprende a vivir con ello.

Como la fábula del sapo que está en una olla de agua a fuego lento, cada día nos vamos templando al mal trato. Las banquetas en nuestra ciudad son terribles, la contaminación empeora, el transporte público es malísimo, estamos tapizando los cerros con desarrollos urbanos. Pero en algún momento hay que despertar o morir cocinados como el sapito.

El presupuesto participativo ya existe en las leyes y creo que es una de las mejores vías para ir tomando posesión de ese espacio que es público, que es de todos. Para esto hay que organizarse con los vecinos, primer paso para reconocer a los otros dueños de nuestra comunidad, esas personas con las que compartimos las calles, parques e instituciones públicas, son nuestras. También hay que dialogar entre vecinos para decidir qué es lo importante y lo urgente en nuestros espacios cercanos. El municipio debe facilitar esta interacción para tomar las decisiones sobre la partida del presupuesto en la que todos podemos participar.

En San Pedro pinta muy bien el proyecto. Grata sorpresa es el corto tiempo que se ha tomado el municipio para ponerlo a funcionar. Sigue siendo un plan, pero ya esboza buenos resultados a decir de los estudiosos del tema. A cada habitante de San Pedro le corresponden algo así como $40 dólares americanos, es una manera de evaluarlo internacionalmente, a decir de Yves Cabannes, quien ha investigado durante 30 años los municipios con presupuestos participativos. Es excelente, dijo, San Pedro está entre los mejores 5 municipios del mundo, dentro del rango de Madrid y París. La Ciudad de México está en $5 dólares por habitante y Cananea está en los $98 dólares.

Contó también la triste anécdota de una ciudad española que logró más votación en sus presupuestos participativos que la que tuvo el alcalde. Y el señor se molestó, corrió a la persona que había organizado la implementación y canceló la partida presupuestal. Lo crea o no, el ego de un político dio al traste con todos los derechos de participación política de una ciudad, dejó sin trabajo de la noche a la mañana a una persona que hizo un excelente trabajo y anuló los ideales de una democracia participativa.

Y ese es uno de los grandes retos de las herramientas de participación ciudadana, hay mucha volatilidad de los procesos, más del 25 por ciento de los casos en el mundo entra en hibernación antes de que termine el periodo la o el alcalde.

Si no participamos es porque no estamos acostumbrados a que nos atiendan, en San Pedro parece que se está acabando esta ceguera de taller.

La autora es Consejera Electoral en el estado de Nuevo León y promotora del cambio cultural a través de la Educación Cívica y la Participación Ciudadana.

usted: saralozanoala@gmail.com

Twitter: @saraloal

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.