Nuevo León y la 4T
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Nuevo León y la 4T

COMPARTIR

···

Nuevo León y la 4T

El estado presume de tasas de crecimiento más altas que el promedio del país.

Opinión MTY Visión Económica Jesús Garza
05/09/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Jesús Garza
Jesús GarzaFuente: Cortesía

La semana pasada el presidente dio su primer informe dentro del cual abordó los avances del país en el primer semestre del año. Destaca dentro de su discurso que menosprecia al crecimiento económico y en cambio indica que el país se está desarrollando gracias a la distribución de la riqueza.

Algunos puntos a observar. Primero, que sin crecimiento económico no puede haber riqueza. Ejemplifico.

Sin crecimiento económico las empresas no venden más, es decir, pagan menos remuneraciones a sus empleados o despiden a algunos para salir adelante. Esta explicación pareciera muy obvia, pero al parecer no lo es. Pongámoslo de otra manera, el PIB se puede medir por medio del gasto (demanda agregada) o por la oferta (producción). Es decir, lo que uno gasta en un bien (demanda) lo recibe una empresa (oferta). Si las empresas cada vez venden menos productos hay menos ingresos y no se genera riqueza. Si no hay riqueza se distribuye menos, es decir, se genera pobreza.

Eso me lleva a hablar de Nuevo León. El estado presume de tasas de crecimiento más altas que el promedio del país. Ello aún sin considerar que de cada peso que aporta el estado a la Federación solo recibe en promedio 22 centavos de regreso. En 1979 la cifra eran 40 centavos. Aun así, Nuevo León hoy en día presume tener la menor tasa de pobreza en el país (14.5 por ciento) y una pobreza extrema casi inexistente (0.5 por ciento). En cambio, los estados que más recursos reciben como Chiapas y Oaxaca continúan siendo los más pobres. ¿Por qué ha pasado esto?

Primero, porque Nuevo León es un estado donde se ha aplicado una economía de mercado (liberal) con poca intervención de gobierno. De hecho, la mayor parte de la población depende de las empresas no del gobierno (como sucede en CDMX). Segundo, por la mano de obra calificada. Desde la creación del Tec de Monterrey en la década de los 40s y el auge de la UANL en el mismo periodo, la educación ha sido motor de crecimiento de las empresas. De acuerdo a la función de Cobb-Douglas, la expansión de una economía depende de la acumulación tanto de capital físico como humano. Tercero, por la cercanía a los Estados Unidos. Tiendo a despreciar este factor ya que hay otros estados que también tienen frontera (y mucho mayor) con los Estados Unidos y no tienen el nivel de bienestar y productividad que presume Nuevo León.

¿Qué sigue? La economía nacional está estancada gracias a las políticas del gobierno federal. Aun así, Nuevo León sigue creciendo, sobre todo por la economía estadounidense (el sector exportador va muy bien). Sin embargo, con la reciente postura del gobierno anti-neoliberal, Nuevo León se verá perjudicado.

La historia nos cuenta que el estatismo y los monopolios de estado solo aportaron a colapsar a la economía nacional. En un estado donde la mayoría paga impuestos y no recibe nada a cambio y que ha crecido y es próspero, me deja pensando si el futuro está en el gobierno que votó la mayoría de la población que no es de Nuevo León.

El autor es director general y fundador de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas en EGADE Business School. Cuenta con una maestría en Economía Financiera y doctorado en Finanzas, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido.

Opine usted: jgarzagg@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.