Nuevo León, un estado rico sin dinero
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Nuevo León, un estado rico sin dinero

COMPARTIR

···

Nuevo León, un estado rico sin dinero

La entidad de recibir un promedio de 40 centavos por cada peso aportado hoy en día recibe solo 23 centavos por cada peso.

Opinión MTY Visión Económica Jesús Garza
04/04/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Jesús Garza
Jesús GarzaFuente: Cortesía

Esta semana un senador neolonés sugirió que el estado debiera abandonar el pacto fiscal por el mal trato que ha recibido la entidad desde que éste se firmó hace 40 años. En esa época se acordó que el IVA, ISR y otros impuestos especiales se cobrarían por la federación. En realidad, el cambio solo afectó al IVA, ya que antes de eso existía un impuesto mercantil que recaudaba el estado (similar a lo que sucede en los estados de los Estados Unidos).

A partir de ahí, la entidad de recibir un promedio de 40 centavos por cada peso aportado hoy en día recibe solo 23 centavos por cada peso (en 2018 se aportó a la federación 295 mil millones de pesos y solo regresaron al estado 70 mil millones de pesos). Es decir, gradualmente se ha perjudicado a una de las entidades más productivas del país.

Nuevo León aporta casi el 10 por ciento del PIB del país (con sólo 4 millones de habitantes) y es el que más contribuye con el IEPS, el segundo que más contribuye con el IVA y tercero en pago de ISR (reitero, solo con 4 millones de habitantes). Es más, si elimináramos a las grandes empresas (que son muchas y muy importantes) la razón de aportación e ingresos se modifica de 23 centavos a 40 centavos por cada peso aportado.

¿Por qué es importante esto? Por muchas razones. La primera, porque Monterrey ya es la ciudad más contaminada del país y de seguir esta tendencia empezaremos a sufrir las consecuencias. Monterrey es una ciudad del tamaño de Madrid (que presume 14 líneas de metro) y sólo cuenta con dos líneas de metro. La cantidad de tráfico y congestionamiento está generando más contaminación. Aunado a eso, se está mermando la productividad del estado.

La segunda razón. Durante la década de los 2000 el estado crecía a tasas del 6 por ciento, en esta década el promedio es de 4 por ciento y sigue cayendo. No es lo mismo tomar un metro en CDMX y cruzar toda la ciudad por 5 pesos que tomar hasta tres autobuses desde Cadereyta para llegar al centro de la ciudad con un costo promedio de 45 pesos. Esto encarece los costos de producción de las empresas y reduce el poder adquisitivo de las familias.

Durante el 2018 se le asignó al Estado de México más de 36 mil millones de pesos para el tren Toluca – CDMX, a Guadalajara cerca de 15 mmdp, a Nuevo León se le asignaron 2.8 mmdp.

La tercera razón es hacia dónde se invierten estos recursos federales. Los estados más pobres del país, y que más reciben recursos, siguen siendo los más pobres desde que se firmó el pacto fiscal. Es decir, el dinero se está gastando y no invirtiendo. Esto sin incluir las obras que se planean hacer, tren maya entre otras, que son financieramente inviables, ni los recursos hacia la nueva refinería. Estos proyectos probablemente generarán pérdidas.

Así, creo que es importante tener mayor voz y voto con respecto a la dirección de nuestros impuestos. La propuesta de que el estado se quede con el 50 por ciento de sus recursos me parece más que adecuada.

El autor es director general y fundador de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas en EGADE Business School. Cuenta con una maestría en Economía Financiera y doctorado en Finanzas, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido.

Opine usted: jgarzagg@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.