Monterrey

Norma Canales: Ajustes de precios en bienes raíces

Las dos caras de la moneda: Incremento de precios en época de crisis y remates de propiedades.

El precio por metro cuadrado de los inmuebles podría incrementar post-covid ya que se han reconsiderado los factores esenciales de vivienda y convivio en el mundo. A pesar de la crisis que se ha generado por la pandemia, los bienes inmuebles requerirán más espacios para ser habitados por lo que las áreas netas rentables podrían encarecerse.

Las viviendas requerirán no solamente home office sino que también espacios recreativos que no sean compartidos con otros usuarios como en los apartamentos. Por ejemplo, las familias buscarían tener además de espacios de trabajo en sus casas, espacios recreativos o de ejercicio dentro del hogar.

Los diseños estructurales deberán ser pensados de manera más estratégica para aprovechar todos los espacios disponibles en los desarrollos. Las oficinas deberán rediseñarse para dar más espacio a los usuarios por lo que será más costoso colocar personal en las instalaciones y por consecuencia se impulsará el home office. De la misma manera los restaurantes requerirán más espacio ya que el nivel de ocupación se irá incrementando paulatinamente.

La adaptación de los precios tendrá que ver también con la oferta y la demanda, por lo que es importante monitorear la economía constantemente para que los desarrollos puedan venderse. La recuperación de la economía mexicana será lenta ya que la actividad económica del país presentaba signos de deterioro desde antes de la contingencia. Expertos estiman que los crecimientos anuales del PIB no serán mayores al dos por ciento en los próximos diez años lo que obliga a que los precios de los inmuebles se adapten de cierta forma a la baja para ajustarse a la demanda.

También se estima que la construcción en nuestro país caerá el trece por ciento en el 2020 y su recuperación se podría dar hasta la segunda mitad del 2021 por lo que no veremos muchos desarrollos nuevos, sino que rediseños de inmuebles actuales. La caída del trece por ciento se calcula un efecto de pérdida de empleos de aproximadamente 200 mil personas sería la mayor caída desde la crisis de 1995.

Otra consecuencia de la pandemia serán las ofertas en inmuebles que estaban apalancados e incumplieron con el pago de deuda, lo que ocasionó forzar su estrategia de salida en ventas con descuentos. Fondos de inversión deben estar monitoreando dichas oportunidades ya que eventualmente los precios se ajustarán y la recuperación hará rentables esos proyectos. Hemos visto el incremento en restructuración de deuda desde la llegada del virus, es por eso que inversionistas oportunistas podrían fortalecerse al adquirir las propiedades en descuento.

No cabe duda de que regresaremos a la vida normal como lo era antes, sin embargo el evento Covid nos ha hecho pensar no solo en las necesidades arquitectónicas y de diseño del consumidor final sino que también en cómo debe de ser la estrategia comercial de venta de los desarrollos durante épocas de crisis para los ajustes de precios en las propiedades y a identificar las oportunidades de bienes raíces que no pudieron sobrevivir a la presente crisis.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.