No es la tasa, es la incertidumbre
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No es la tasa, es la incertidumbre

COMPARTIR

···

No es la tasa, es la incertidumbre

La inflación como resultado ha comenzado a descender y actualmente se ubica en el rango de tolerancia de la autoridad monetaria, en 3.78 por ciento.

Opinión MTY Visión Económica Jesús Garza
15/08/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Jesús Garza
Jesús GarzaFuente: Cortesía

El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha mencionado recientemente que las altas tasas de interés que imperan en el mercado son culpables de la caída en la inversión y dinamismo económico. Creo que el factor principal detrás de la fuerte contracción de la inversión en el país no es la tasa de interés, sino la creciente incertidumbre, gran parte de la cual, la está generando el mismo gobierno federal.

Recordemos que el Banco de México ha subido la tasa de interés objetivo gradualmente desde su mínimo histórico en diciembre de 2014. La inflación como resultado ha comenzado a descender y actualmente se ubica en el rango de tolerancia de la autoridad monetaria, en 3.78 por ciento. Sin embargo, la inflación subyacente, la que refleja de mejor manera el impacto de la política monetaria, se mantiene tercamente en 3.8 por ciento (lejos del objetivo de tres por ciento). Así, si bien la política monetaria parece estar dando resultados, es pronto para confirmar que en realidad la inflación convergerá al centro de la meta.

Dejando de lado a la inflación, las altas tasas de interés en el México están contribuyendo a una fuerte entrada de capitales de cartera. Lo anterior está ayudando a fortalecer a la moneda. Sin embargo, lo mismo no se puede decir de la inversión extranjera directa. La IED está reaccionando negativamente ante la incertidumbre global, sobre todo por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, pero más aún por las decisiones de política económica del gobierno federal. Ejemplo de ello es la cancelación del Nuevo Aeropuerto de CDMX, el Plan de Negocios de Pemex (orientado a refinar y no extraer crudo), la suspensión de ciertos proyectos de CFE con firmas extranjeras, etc.

Aún y con la reducción en la tasa de interés objetivo de Banxico, no creo que la inversión reaccione positivamente. Por otro lado, la inversión fija bruta continúa cayendo fuertemente. Según datos del INEGI, tanto la inversión fija bruta en construcción como en maquinaria y equipo está en plena desaceleración. Si bien las reuniones entre el gobierno federal y el empresariado parecieran ser fructíferas, los mensajes son encontrados. Parece que el mensaje del gobierno federal es claro respecto a algunos sectores de la economía, por ejemplo, al suspender las subastas petroleras, entre otras acciones.

Por último, sin la rectificación de algunas políticas del gobierno federal será muy difícil generar el entorno ideal para reactivar la inversión productiva. Una reducción en la tasa de interés no generará la reactivación de la inversión como se espera y sí limitará la entrada de capitales en cartera, lo único que mantiene al peso a flote.

El autor es director general y fundador de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas en EGADE Business School. Cuenta con una maestría en Economía Financiera y doctorado en Finanzas, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido.

Opine usted: jgarzagg@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.