Muestra Texas vaivén cíclico en economía por efecto petrolero
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Muestra Texas vaivén cíclico en economía por efecto petrolero

COMPARTIR

···
menu-trigger

Muestra Texas vaivén cíclico en economía por efecto petrolero

bulletLa localidad de Cotulla es una evidencia en donde existieron señales artificiales del auge.

Redacción JAVIER AMIEVA
06/03/2019
Dato. Hoy los precios del barril de petróleo West Texas Intermediate (WTI) rondan los 52 dólares y los pronósticos para el 2019 están un poco arriba que el 2018.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

LAREDO, Tx.- Hace unos días nos llega la noticia cíclica de que una población petrolera, que es referente de la producción WTI, -West Texas Intermediate- se encuentra en auge, sin embargo existen poblaciones como Cotulla, Texas,-la región texana que alcanza la Cuenca de Burgos-, en donde las proyecciones económicas lanzaron señales artificialmente equivocadas a medianos productores petroleros, y hoy éstos se enfrentan con pérdidas millonarias o en una lastimosa recuperación, al igual que muchos empresarios de la región.

En una publicación de Wall Street Journal (WSJ) que recientemente dio a conocer, nos haría pensar que los barberos en Midland, Texas, ganarían más que el de Sevilla, -y por supuesto algo más que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO)-, sin embargo, en realidad esto se trata de una oleada de las fluctuaciones del mercado petrolero que han ocurrido en las últimas décadas, aunque ahora la situación tiene un resultado incierto.

Un reporte de Indicadores Económicos de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) al 1 de marzo pasado señala que a la fecha se encuentran 600 pozos de petróleo operando, con una producción de 3.2 millones de barriles diarios (MBD) y en alza continua desde el 2016. El máximo nivel de producción de la Cuenca fue a mediados del 2014, cuando llegó a 3.8 MBD, situación que los petroleros esperan se reita.

La historia de la Cuenca Pérmica de Texas no es diferente. En efecto, el negocio del petróleo desde principios del siglo pasado está plagado de gráficas cambiantes en altas y bajas, dijo Douglas Robinson, presidente de EXL Petroleum.

“Con la introducción comercial del “fracking”, los costos de perforación han disminuido y si se hace un ejercicio, por ejemplo, cuando el petróleo de referencia West Texas está por arriba de 60 dólares el barril, el semáforo está en verde, y todo está bien, pero si está por debajo de 50 dólares, ese referente mandará alarmas a las empresas petroleras que pueden detener la producción y hasta despedir empleados en cuestión de horas”, explicó Robinson.

Añadió que el reflorecimiento de la industria de hidrocarburos en la Cuenca Pérmica (Permian Basin), que se sitúa en la frontera de Texas y Nuevo México, -a sólo 900 kilómetros de Monterrey y 700 kilómetros de Laredo, en Texas- espera tenga más estabilidad y no cíclico como lo ha sido en otras ocasiones debido a las nuevas tecnologías.

“El ciclo en esta ocasión será diferente”, dijo Robinson. Esta declaración fue hecha en el 2012 y refrendada en el 2017, la historia hoy se repite; aunque los datos de la FED indican que la producción está aún por debajo de máximos anteriores.

En ese mismo 2012, un diario texano comentaba: “Mientras que los líderes de la ciudad en Midland y Odessa silenciosamente hacían apuestas y pronósticos de que si se mantenía el auge, sus poblaciones podrían duplicarse en dos o tres décadas, creando una metroplex en la Interestatal 20 de al menos 400 mil personas”; y aunque este pronóstico no está descartado, sí hubo una pausa de seis años.

En realidad nadie sabe el comportamiento de los hidrocarburos y que pasará si el precio del petróleo baja de 50 dls el barril. Los pronósticos del 2012 incluían el que si el precio internacional del barril bajaba de 70 dólares, habría una desaceleración, y que si llegaba a 65 dólares la producción pararía, pero los costos de producción han disminuido y en el 2018 con este precio –rondando los 65 dólares.-, se consideró que hubo un auge económico por la elevada producción.

Hoy los precios del WTI rondan los 52 dólares y los pronósticos para el 2019 están un poco arriba que el 2018. Por su parte, Bloomberg BusinesWeek, en octubre del 2018 indicó que la falta de insumos para la explotación tipo “fracking” pone en peligro los planes de independencia energética de la nación estadounidense, aunque el “boom” es un hecho.