Mireya González: La inteligencia artificial y el impacto en el empleo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mireya González: La inteligencia artificial y el impacto en el empleo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Mireya González: La inteligencia artificial y el impacto en el empleo

bulletNo hay que temerle a la innovación, si se trabaja en una mejora continua y preparación los puestos estarán a salvo.

Opinión MTY Tec de Monterrey Mireya G. González
16/12/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Mireya Guadalupe  González de la Garza
Mireya Guadalupe González de la GarzaFuente: Cortesía

La inteligencia artificial (IA) reemplazará los empleos o se crearán nuevos; en consecuencia, el ámbito laboral se tornará más competitivo. Se puede afirmar, que aunque la automatización no es algo nuevo, pues existe desde la revolución industrial, las máquinas gradualmente han reemplazado a los trabajadores. Existen dos clasificaciones de inteligencia artificial, la débil y la fuerte. En la primera no pueden realizarse tareas por sí mismos; es decir se necesita la decisión final de un ser humano. En la segunda, la IA fuerte genera robots conscientes, que pueden pensar y realizar tareas como un empleado, en tal caso, si existirá una preocupación por el desplazamiento de empleos y un problema social en consecuencia, que debe visualizarse anticipadamente.

Los seres humanos siempre realizarán las tareas que exijan diferentes capacidades, como la verificación de la calidad en producción o la verificación de pruebas. La contribución del ser humano es -entonces- esencial para que la inteligencia artificial funcione eficientemente. Un ejemplo de lo anterior es Apple, la cual, en 2015, compró Mapsense para mejorar su servicio, a partir del análisis de los datos generados por una infinidad de clientes que se conectaban simultáneamente a internet. En este sentido, el desarrollo de la empresa va íntimamente ligado con la formación en el manejo experto de las nuevas tecnologías y las aplicaciones de vanguardia.

En otro ejemplo, la empresa Oracle hace uso del sistema Handoop para almacenar y procesar grandes volúmenes de información no estructurada. Este sistema contiene algunas aplicaciones satelitales que permiten mejorar la funcionalidad y la seguridad de todo el proceso. Oracle, a partir del algoritmo MapReduce, es capaz de captar la información y reestructurarla para que la gestión sea más eficiente.

Así mismo, Facebook también emplea una aplicación denominada Sentiment Analysis que se centra en las emociones que los usuarios plasman en sus muros. Otro de los intereses de Facebook en los últimos tiempos es el seguimiento de aquellas publicaciones que, en cierto tiempo se convierten en virales. Hoy en día, muchas de estas aplicaciones tienen especialmente una función comercial.

En los próximos años, se crearán nuevas profesiones que aún no existen, mientras otros trabajos tradicionales desaparecen o se reducen; algunos de ellos son: puestos administrativos, cajeros del supermercado, chóferes, camareros, vigilantes de seguridad, control de calidad, tele operadores, entre otros.

El uso de la IA en estos procesos tiene ciertos inconvenientes:

● Alto costo.

● Gran inversión de tiempo.

● Complejidad en el uso.

● Inexistencia de mejora con la experiencia.

Por lo tanto, existe necesidad de preparar y capacitar la fuerza laboral de manera adecuada, ya que, con la automatización, surgen nuevas tareas para las que el empleado se debe preparar y mejorar sus habilidades. No obstante, surge también la necesidad de crear inteligencia artificial, y hacer un buen uso, de manera ética y responsable, con leyes laborales que aborden el proceso de preparación de los datos.

Ante esta situación, las empresas actualmente se adelantan al proceso y capacitan a los directivos más competitivos, y al mismo tiempo preparan a los jóvenes, que inician en las competencias que la empresa requiere para mejorar el desempeño de sus productos o servicios.

Esto es una selección natural por el mejor recurso humano, y es necesario contar con líderes de talento humano capaces de identificar y reconocer esas fortalezas en el ser humano.

En consecuencia, es verdad que la inteligencia artificial, va desplazar algunos puestos de trabajo, sobre todo los básicos, y, al mismo tiempo, se van a generar posiciones relacionadas con el mantenimiento y la programación para el mejor desarrollo de los sistemas artificiales. Sería mejor llamarlo transformación en el empleo, en lugar de destrucción de los puestos de trabajo. En conclusión, no hay que temerle a la inteligencia artificial, si se trabaja en una mejora continua y preparación, el empleo está a salvo.

La autora es Profesora del Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey.

Opine usted: mireya.gonzalez@tec.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.