Miguel Moreno Tripp: Los riesgos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Miguel Moreno Tripp: Los riesgos

COMPARTIR

···

Miguel Moreno Tripp: Los riesgos

Estamos creando una brecha contra el mundo que va a tomaría varias generaciones en reducir.

Opinión MTY Wiki-Lítico Miguel Moreno Tripp
04/11/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Miguel Moreno Tripp
Miguel Moreno TrippFuente: Cortesía

En un modelo básico, en general, los componentes de una tasa de Interés serían la compensación por la inflación esperada, un rendimiento real o premio, que en economía se concibe como el precio por postergar el consumo actual y una prima por riesgo.

En cuanto a los componentes del riesgo tenemos varios. El primero, por comenzar por alguno de ellos es el Business risk o el riesgo del negocio en sí mismo; un riesgo financiero, que se debe a la manera en que se financia la empresa. Un riesgo por liquidez, o lo que es lo mismo, ¿qué tan difícil es convertir la inversión en efectivo sin perder sustancialmente su valor? Un riesgo por tipo de cambio, que se incurre cuando se adquieren valores en otra moneda distinta a la propia y last but not least como dicen lo americanos, el riesgo país, que es la incertidumbre por las decisiones políticas y económicas en un país, así como la inseguridad, corrupción, y todo lo demás que pueda afectar a una inversión y que no esté contemplada en las anteriores categorías.

En el CFA, se mencionan también al riesgo por plazo (una emisión de más corto plazo, se supone que será menos riesgosa que una de largo plazo) y también el riesgo por default o incumplimiento que aplicará a todos los bonos que tengan riesgo, es decir, y en principio, a los que no sean emitidos por un gobierno en su moneda local.

Hemos mencionado en el pasado a un par de indicadores del riesgo país. El primero es el EMBI (Emerging Bond Index o índice de mercados emergentes por sus siglas en inglés) y cuya determinación es muy simple: considérese una canasta de bonos de un país y compárese con una canasta de bonos de un país de referencia. Tendrá que ser una canasta -a contraposición de un solo bono- para poder comparar bonos con iguales características como su duración (¿qué tanta sensibilidad tiene el bono a cambios en las tasas de interés?) y convexidad (¿qué tan cóncava o convexa es la curva en la gráfica del cambio del precio de un bono, en el eje de las Y’s, contra el rendimiento a vencimiento en el eje de las X’s? Los inversionistas prefieren un bono con mayor curvatura, ya que a disminuciones en las tasas de interés el precio crecerá en forma más que proporcional). Es un dato puntual, es decir un solo dato resume dicho riesgo y mientras mas pequeño sea, mejor está el país analizado vs. el país de referencia.

Otra forma es el ver el precio de los CDS. Son Credit Default Swaps que más que traducirlo, visualicémoslo como el precio de un seguro contra impago de un bono, en este caso de México, digamos como si fuera una prima por un seguro contra accidentes. Mientras más riesgoso fuera el asegurado, pues más cara sería la prima.

Es tan alta la prima por riesgo que tiene que pagar México, que hace que tengamos una de las tasas de política monetaria del banco central mas altas del mundo. El ultimo reporte mensual del BIS (Bank for International Settlements, por sus siglas en inglés, mejor conocido como Basilea y que comanda el Dr. Carstens) indica que las tasas más altas son: Argentina con 78.4 por ciento; Turquía, con 16.5 por ciento y México con 7.8 por ciento (con todo y los pasados recortes). Como referencia, Estados Unidos, reporta un 1.9 por ciento (aunque habría ciertas consideraciones) y luego viene este grupo: Croacia con 0.0; India con 0.0 también; La zona Euro también con 0.0; Japón con -0.1; Suecia con -0.3; Suiza con -0.8 y Dinamarca también con -0.8 por ciento.

No somos una isla aislada del mundo; tenemos comercio, turismo, y un gran etcétera por el que tendríamos que ser competitivos a nivel mundial. Estamos creando una brecha contra el mundo que va a tomaría varias generaciones en reducir. ¿Qué nos pasa que no nos importa el futuro de México que es el nuestro y de nuestros hijos? Nos los van a reclamar las generaciones por venir.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.