menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Miguel Moreno Tripp: 28 mil unidades

COMPARTIR

···
menu-trigger

Miguel Moreno Tripp: 28 mil unidades

bulletEl Dow realiza el seguimiento de acciones llamadas “blue chips”, la decisión final sobre qué acciones son añadidas es tomada por el “Averages Committee”.

Opinión MTY WIKI-LíTICO Miguel Moreno TRIPP
19/11/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Miguel Moreno Tripp
Miguel Moreno TrippFuente: Cortesía

De acuerdo a INDEXOLOGY de SPDJI.com “Charles Dow comenzó a calcular su promedio diario de las 12 principales acciones del sector industrial …[el 26 de] mayo de 1896, como complemento para el Dow Jones Transportation Average, que lanzó en 1884 … En 1916, se añadieron ocho acciones y 10 más en 1928, lo que elevó el total a 30, cantidad que se mantiene hasta hoy.

El Dow ... realiza el seguimiento de acciones [de las] llamadas “blue chips”… la decisión final sobre qué acciones son añadidas es tomada por … el “Averages Committee” …no depende de un conjunto estricto de reglas [sino que] pone énfasis en la reputación de una empresa elegible, en su historial de crecimiento constante, el interés que despierta en los inversionistas y los sectores que representa.

Los componentes del Dow son revisados según sea necesario [y] rara vez se efectúan cambios. Cuando se reemplaza una compañía, se realiza la revisión del índice completo. El Dow es ponderado por precios.” Prácticamente solo el Dow Jones y el NIKKEI son los únicos dentro de los mas famosos que ponderan por promedio en vez de por capitalización de mercado.

En el 2016 se cumplieron 120 años del Dow Jones y en la publicación ”El Dow cumple 120 años: Análisis, datos y cifras” hay algunos datos interesantes: algunas de las empresas originales fueron American Cotton Oil (Antecesor distante de Best Foods); American Sugar (Se transformó en Amstar Holdings); American Tobacco (Disuelta en 1911 debido a leyes antimonopolio) y U.S. Rubber (Se transformó en Uniroyal y ahora forma parte de Michelin). General Electric se mantiene en el DJIA (aunque no ha sido un componente permanente).

Algunas de las empresas actuales son: 3M; American Express; Apple; Caterpillar; Coca-Cola; Disney; Goldman Sachs; IBM; McDonald's; Nike y Wal-Mart.

Como se puede intuir de estas cuantas empresas que se mencionan, son de las más grandes en el mundo. Aparentemente no estaría tan mal el uso del promedio de precios en vez de la capitalización de mercado, excepto que, recientemente se ha está poniendo de moda dejar que el precio de las acciones sobre pase los mil dólares. Algo que en el pasado no era nada común ya que estaba muy por encima del “trading range” de alrededor de 35 dólares cuando los lotes eran de 100 acciones.

La misma publicación indica que en la Depresión de 1932 llegó a un nivel de 41.22 puntos, cerca del nivel con el que había sido lanzado 36 años antes y hasta mediados de los 50’s regresó a niveles anteriores a 1929. Superó los mil puntos el 14 de noviembre de 1972.

Para marzo del 2009, cae a su nivel más bajo durante la crisis financiera a 6,547.05 pero, para inicios de noviembre del mismo año, cruza los 10 mil puntos. A inicios del 2018, llega a 25,000 puntos.

Dos datos históricos entre la semana pasada y esta: El 6 de noviembre tuvo una caída de 0.0003 por ciento. Sí, de verdad (como fue publicado en Barron’s). Es decir que como abrió … cerró. El viernes 15 de noviembre, cerró en 28,004.89 unidades. Un all-time-high, como dicen los americanos y uno más de los récords de los últimos 2 o 3 años.

Si bien es el “bisabuelo” de todos los índices, para aplicaciones más profesionales, como por ejemplo el cálculo de una beta, es más recomendable el S&P500 tanto por el numero de acciones que lo integran, la forma en que se escogen los componentes y por el uso de la capitalización de mercado. Larga vida al Dow Jones.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.