Micros y pequeñas empresas, la base para generar empleos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Micros y pequeñas empresas, la base para generar empleos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Micros y pequeñas empresas, la base para generar empleos

bulletEn CDMX se calcula que hay tres millones de Mipymes las cuales emplean al 46 por ciento de la población de la ciudad.

Opinión MTY LA POLÍTICA EN CIFRAS Pablo de la Peña Sánchez
02/07/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

A un año del gobierno de AMLO el balance de su gestión – desde mi punto de vista – es negativo. Hay que reconocer que es difícil ver resultados positivos a la vuelta de un año después de tratar de implementar políticas que sustantivamente modifican el estatus quo en el país.

La intención de combatir la corrupción es muy loable, pero sigue siendo eso, intento. Sin embargo, creo que ha habido decisiones puntuales que han movido con claridad la balanza hacia lo negativo. Por ejemplo, la cancelación del NAIM, la manera en que se hizo la consulta y la manera en que se implementó la política de austeridad, no necesariamente generan un ambiente de confianza a los inversionistas.

El regreso al centralismo omnipotente presidencial que todo lo puede, todo lo ordena y en todo quiere opinar, tampoco genera un ambiente de diálogo y reflexión. Otro ejemplo con dudosos resultados es el incremento del gasto social en programas de apoyo para la reducción – temporal – de la pobreza, pero con un alto ingrediente de sospechosísimo electoral, al más claro estilo del PRI de los años setentas y ochentas.

Hace unas semanas hablamos de la importancia de crear valor público mediante programas públicos efectivos y eficientes, y cuestionamos el impacto que podría tener le beca de tres mil 600 pesos al mes que recibirán los “Jóvenes construyendo el futuro”. Nos preguntamos si no sería mejor apoyar la creación formal de empleos con ese dinero, o apoyar a que mejoren sus oportunidades para el crecimiento y desarrollo de las micro y pequeñas empresas, que son las que los emplean.

Un equipo de investigadores del Tec de Monterrey, entre ellos Doreen Vorndran, Irina Alberro y Max Henderson, realizaron un interesante estudio en la Ciudad de México para analizar alternativas disruptivas para reducir la desigualdad socioeconómica entre los jóvenes de la ciudad. El análisis se centró en conocer la participación que tienen los jóvenes en las micro y pequeñas empresas en el uso de tecnologías de información.

De acuerdo al INEGI hay más de 600 mil jóvenes que laboran en Mipymes la mayoría recibe un salario de seis mil pesos al mes, pero no reciben seguridad social, ni prestaciones, uno de cada tres está contratado por honorarios y el 50 por ciento de los jóvenes dura menos de un año en su trabajo.

Un claro reto que las microempresas tendrán ahora es mantener a sus empleados, pues los tres mil 600 pesos – aunque es menos de la mitad de lo que actualmente ganan – puede ser un atractivo para que algunos de estos jóvenes exploren otras oportunidades y se sumen al programa del gobierno federal. De ser así, solo se estaría apoyando con un sueldo mensual a una cantidad finita de jóvenes, pero no se estaría apoyando a la base generadora de riqueza, que es la empresa.

Se estima que hay tres millones de Mipymes en la CDMX y el 94 por ciento de ellas – según nos dice Doreen – son microempresas, las cuales concentran el 46 por ciento del personal ocupado en la ciudad y contribuyen con el 32 por ciento de la producción bruta total de la ciudad.

Todas estas microempresas de alguna manera utilizan tecnologías de información, pero de manera limitada porque su personal también tiene conocimientos limitados. ¿No sería más oportuno crear programas de apoyo para el crecimiento y desarrollo de las micro y pequeñas empresas en el país? empresas que empleen jóvenes y que puedan explotar sus potencialidades para crear un efecto multiplicador en la productividad del país.

Desde mi punto de vista, esta sería la mejor alternativa para incrementar la inversión privada, mejorar la calidad del empleo, disminuir la pobreza y generar nuevas y mejores oportunidades económicas para las nuevas generaciones.

El autor es Decano de la Región Norte de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno, del Tec de Monterrey.

Opine usted: ppenia@itsem.mx

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.