menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Marco Pérez Valtier: Se preparó Hacienda con un mejor "guardadito" para 2021

COMPARTIR

···
menu-trigger

Marco Pérez Valtier: Se preparó Hacienda con un mejor "guardadito" para 2021

bulletDispone Gobierno de mecanismo para contar con más recursos en su presupuesto a ejercer este año.

Opinión MTY comentario económico
13/01/2021
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Marco Pérez Valtier
Marco Pérez ValtierFuente: Félix Vásquez

Si revisamos la Ley General de Deuda Pública, lo que encontramos es que en esta Ley se define lo que se “entiende” por Deuda Pública (Obligaciones de pasivo derivadas de financiamientos) y si bien luego define lo que se entiende por “financiamientos”, es omisa en definir conceptos como Deuda Bruta y Deuda Neta.

Por otro lado, esta Ley señala que el Congreso de la Unión autorizará los montos del endeudamiento NETO (interno y externo) que sea necesario para el financiamiento del Presupuesto de Egresos de la Federación, así como del Distrito Federal, hoy Ciudad de México, pero es omisa en definir qué se entiende por “Endeudamiento Neto”.

Es en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, donde se define este concepto de “Endeudamiento NETO”, el cual, a la letra señala:

Endeudamiento Neto: la diferencia entre las disposiciones y amortizaciones efectuadas de las obligaciones constitutivas de deuda pública, al cierre del ejercicio fiscal.

Así mismo, es en el artículo dos de la Ley de Ingresos de la Federación, donde se plasma la autorización del Congreso para que el sector público presupuestal pueda contratar más deuda NETA, y se detalla incluso el monto autorizado para cada entidad, tanto interno como externo.

De hecho, ese mismo artículo señala que se podría contratar más deuda de la ahí autorizada, siempre y cuando se destinara al pago de pasivos (amortizaciones) ya que esto deja la deuda neta total inalterada.

Esto es relevante, porque en los informes sobre la evolución de las Finanzas y la Deuda del Sector Público Federal, tanto mensuales como trimestrales, se presentan datos de la deuda BRUTA y de la deuda NETA, pero en este último caso, de la deuda NETA, el concepto manejado NO corresponde al que se define en la referida Ley de Presupuesto.

Tradicionalmente, (desde antes de la nueva administración) el concepto de Deuda “Neta” que se incluye en los informes de las finanzas públicas, definía a la Deuda Neta, como “neta” de disponibilidades financieras, es decir, se le restaban los saldos en la chequera de la Tesorería de la Federación, y no neta de amortizaciones, como lo define la Ley.

Al menos eso era lo que los propios informes consignaban en sus notas de pie, pero recientemente, parece que la propia SHCP ya ha “redefinido” este concepto, pues ahora se lee en estas notas de pie, la siguiente leyenda:

“El concepto de Deuda Neta se obtiene de descontar al Saldo de la Deuda Bruta los activos financieros del Gobierno Federal”.

Es decir, con esta nueva “definición” de Deuda NETA, ahora le podrían restar NO SOLO las disponibilidades de los recursos en chequera, sino los saldos de cualquier inversión financiera, aunque no sea líquida.

¿Por qué hacen esto nuestras autoridades?. Sin duda, la autorización que hace el Congreso de la Unión, donde limita los montos máximos de endeudamiento NETO, puede fácilmente ser eludida, si se contrata más deuda nueva, pero no se gasta y se deja en chequera o en inversiones financieras, argumentando que el endeudamiento “neto” (como ellos lo definen) no se ha excedido, aunque la deuda “Bruta” sí.

Esto es interesante, porque les permite hacer un “guardadito” de dinero que pueden muy bien gastar en el siguiente ejercicio fiscal, y mejor aún, sin etiqueta alguna de gasto, ya que las “disponibilidades” en caja que quedan al final del año en la Tesorería de la Federación, NO forman parte de la Ley de Ingresos del siguiente año, la cual se elabora como si la caja quedara en “ceros” lo cual nunca es cierto.

Se sugiere a la Auditoría Superior de la Federación que ponga atención a estas prácticas metodológicas y a que revise si realmente se están respetando los límites de endeudamiento neto aprobados por el Congreso.

Por otro lado, la Ley de Ingresos de la Federación debe incluir, dentro de los Ingresos de cada año, estas disponibilidades de recursos al final del año anterior, como “Edefas” es decir, excedentes de ejercicios fiscales anteriores, (tal y como se hace en el Estado de Nuevo León) y proceder a ser etiquetadas para propósitos de gasto en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Como dato informativo, al mes de Noviembre de 2020, último dato oficial publicado, la deuda bruta del sector público presupuestal había aumentado en mil 217.0 miles de millones de pesos, (1.2 Billones de pesos más) mientras que la deuda neta aumentaba en 735.3 miles de millones de pesos, es decir, las disponibilidades financieras sumaban la friolera de 882.3 miles de millones de pesos, sí, así como lo lee, OCHOCIENTOS OCHENTA Y DOS MIL MILLONES DE PESOS en el “cochinito”.

Otro dato informativo, al cierre del año anterior (2019) ese “cochinito” de recursos de deuda contratada NO gastada, fue de $400.6 miles de millones de pesos, por lo que hasta el pasado mes de Noviembre, lo habían aumentado en $482 mil millones de pesos más, un crecimiento del 120 por ciento.

Muy interesante, ¿verdad?

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.