Marco P. Valtier: Apoyos extra-presupuestales a Pemex sin fundamento legal
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Marco P. Valtier: Apoyos extra-presupuestales a Pemex sin fundamento legal

COMPARTIR

···
menu-trigger

Marco P. Valtier: Apoyos extra-presupuestales a Pemex sin fundamento legal

bulletEl gobierno federal no aprobó ésta, ni ninguna otra partida de gasto, a favor de la empresa.

Opinión MTY Vísor Económico Marco Pérez Valtier
11/12/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Marco Pérez Valtier
Marco Pérez ValtierFuente: Félix Vásquez

El pasado mes de septiembre, el gobierno federal dio a conocer que había transferido la cantidad de 97.1 miles de millones de pesos a Pemex, como apoyo financiero extra-presupuestal, el cual esta entidad lo registra como “ingreso propio” y coadyuvar a eliminar la minusvalía en ingresos que ha venido registrando a lo largo del año, producto de la caída en la producción de petróleo crudo, la cual es del orden de los 171 mil barriles diarios.

Estos recursos extraordinarios, se registran como aportaciones de capital, y en lugar de utilizarse para propósitos de inversión, fueron utilizados para recomprar deuda externa a cargo de la paraestatal, ya que los pasivos de Pemex superan los 100 mil millones de dólares.

Es importante señalar que en el Presupuesto de Egresos de la Federación, (PEF) los diputados no aprobaron ésta, ni ninguna otra partida de gasto, a cargo del gobierno federal, y a favor de Pemex, por lo que esta transferencia se encuentra fuera de las previsiones de gasto aprobadas y publicadas en el Diario Oficial de la Federación.

Si bien dentro de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, se contempla lo referente a la reconducción presupuestal, donde el ejecutivo federal puede “reasignar” partidas presupuestales, fundamentalmente aquellas donde primeramente se han registrado sub-ejercicios de gasto, los cuales no han sido sub-sanados dentro del plazo legal de los 90 días que impone la referida ley, es de llamar la atención que este subsidio a Pemex, no corresponde ni está fundado en reasignación alguna de gasto, ya que simplemente operó como una transferencia extraordinaria, sin que la ley lo prevea ni lo contemple.

Es decir, no hay fundamento legal alguno, dentro de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, que faculte al ejecutivo federal, o a la Secretaría de Hacienda, para incrementar el gasto de la Secretaría de Energía, en favor de Pemex, al margen del presupuesto aprobado por los diputados federales.

Por otro lado, la nueva Ley de Austeridad Republicana, de reciente creación, (en contraposición con la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria) otorga al ejecutivo federal la facultad de gastar los “ahorros” presupuestales en lo que disponga el presidente de la república, incluso en objetos de gasto que no hayan sido ni aprobados ni contemplados por los diputados federales, aspecto controversial que a la fecha no ha sido discutido ni resuelto por nuestros legisladores.

El común denominador en ambos ordenamientos, es que las reasignaciones o los aumentos en el gasto aprobado por los diputados, deben originarse o estar respaldados en un sub-ejercicio del gasto, o en “ahorros” presupuestales, y el caso que nos ocupa, de este apoyo extra-presupuestal a Pemex, no obedece a ninguno de estos supuestos.

Es decir, esta acción es ilegal, ya que el ejecutivo federal no tiene estas facultades ni atribuciones para transferir legalmente estos recursos extraordinarios, sin embargo, nadie en la Cámara de Diputados, y en particular ningún integrante de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, han objetado esta decisión unilateral del ejecutivo federal, ni han llamado a cuentas al secretario de Hacienda para que comparezca a explicar lo sucedido.

Tampoco lo han llamado para que explique el por qué del subejercicio de casi 252 mil millones de pesos, al mes de octubre, del gasto presupuestal aprobado por ellos, situación que a estas alturas del año, luce prácticamente irreversible.

Si bien contablemente el sub-ejercicio “oficial” del gasto es de 155 mil millones de pesos, (contabilizando como “gasto” el apoyo extraordinario, no presupuestado a Pemex) si consideramos el presupuesto aprobado por los diputados, el sub-ejercicio en el gasto es de los 252 mil millones de pesos ya apuntados.

Luce muy complicado ya, faltando solo tres semanas para que finalice el año, para que el gobierno federal pueda ejercer la totalidad del gasto autorizado por la Cámara de Diputados, aún y cuando ellos estimaban, al cierre del tercer trimestre, que no solo iban a subsanar la totalidad de los sub-ejercicios, sino que incluso iban a gastar más de lo autorizado por los diputados.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.