Marco A. Valtier: Una guía para entender las finanzas públicas en 2019
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Marco A. Valtier: Una guía para entender las finanzas públicas en 2019

COMPARTIR

···
menu-trigger

Marco A. Valtier: Una guía para entender las finanzas públicas en 2019

bulletEl año pasado, la economía no creció como la habían previsto las autoridades, y eso impactó de manera negativa la recaudación de impuestos.

Opinión MTY Marco Antonio Pérez
19/02/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Marco Pérez Valtier
Marco Pérez ValtierFuente: Félix Vásquez

Como sabemos, el año de 2019 fue particularmente un mal año para los Ingresos Públicos, tanto del gobierno federal, como de Pemex, primero, porque la economía NO creció al dos por ciento real, como habían previsto nuestras autoridades, y eso impactó de manera negativa la recaudación de Impuestos, los cuales fueron inferiores a los aprobados en Ley de Ingresos de la Federación (LIF) en 108.8 miles de millones de pesos, a pesar del importante aumento en la recaudación del IEPS a las gasolinas, esto debido a que casi se eliminó el subsidio que se venía otorgando en años anteriores.

Por otro lado, la extracción de petróleo crudo siguió reduciéndose, y estuvo 145 mil barriles diarios por debajo de la meta programada, que junto con la caída en las ventas de gasolinas y de diesel (a pesar de haberse eliminado en un 97 por ciento el “Huachicoleo” de combustibles) redujo de manera importante los ingresos petroleros, tanto de Pemex, como del gobierno federal, en unos 180 mil millones de pesos, con relación a lo programado.

Es por esto que llama fuertemente la atención que en el reporte oficial de la SHCP sobre la evolución de las Finanzas Públicas en 2019, los Ingresos Presupuestales obtenidos, (sin considerar los ingresos por Financiamientos) se reportan SUPERIORES en 86.1 miles de millones de pesos a los aprobados en LIF, lo cual simplemente es incompatible y se debe buscar la explicación a esta contradicción.

En efecto, el reporte de las Finanzas detalla que la recaudación de impuestos fue inferior en 108.8 miles de millones de pesos a los programados, destacando la menor recaudación de ISR en 65.9 mmp, la de IVA en menos 61.9mmp, y la del IEPS No petrolero, en menos 9.6 mmp, pero aumentando la recaudación de IEPS petrolero en 32.2 mmp.

Por otro lado, se reporta un fuerte aumento en la recaudación de “Aprovechamientos” (de 210.9 mmp) ya que estos fueron de 278.1 mmp cuando se tenían programados solo 67.2 mmp, y explican que de estos 210.9 de mayores ingresos a los programados, 125 provinieron del los recursos ahorrados en el Fondo de Estabilización heredado de la anterior administración, así como de ingresos adicionales recibidos de la Banca Nacional, (sin explicar ni el fundamento legal ni el destino de estos recursos) y de partidas poco explicadas, como “ajustes” en colocación de deuda, pero bueno, la cosa es que aumentaron los ingresos con partidas extraordinarias, poco ortodoxas.

Adicionalmente, se tiene que en el mes de septiembre, se otorgó a Pemex un apoyo financiero extraordinario (No contemplado en el Presupuesto de Egresos) por 97.3 miles de millones de pesos, mismo apoyo que esta Empresa Productiva del Estado registró como INGRESO PROPIO, y pudo subsanar la minusvalía en Ingresos producto de la menor extracción de petróleo y las menores ventas de gasolinas y diesel.

Entonces, lo que tenemos es que los INGRESOS EXCEDENTES reportados, en realidad NO se pueden considerar como Ingresos auténticos, al menos en el caso del apoyo a Pemex, y de los retiros del Fondo de Estabilización, los cuales se consignan de 125 mmp, aunque los RETIROS de esta Fondo hayan superado los 156 mmp, sin explicar, a donde fueron a dar los ingresos restantes que salieron del fondo.

Es decir, ajustando la estadística de ingresos presupuestales presentada, al menos con estas dos partidas claramente identificadas, que suman 222.3 mmp, los ingresos presupuestales en realidad, fueron 136.2 INFERIORES a los aprobados en LIF.

Esto tiene, al menos, dos implicaciones importantes, la primera, es que el presumido Superávit Primario de las Finanzas Públicas en realidad es INEXISTENTE, pues se obtiene de Ingresos de Pemex que NO son ingresos, y de retiros del Fondo de Estabilización que TAMPOCO se deben considerar como Ingresos propios.

La segunda implicación, es que si eliminamos estos ingresos no auténticos, de los se reportan en el Informe de las Finanzas en 2019, y los comparamos con los aprobados en LIF 2020, lo que obtenemos es que el verdadero crecimiento que se espera en ingresos presupuestales para este año, es muchísimo mayor al que se cree.

Por ejemplo, los Ingresos Totales, de crecer a un 5.5 por ciento nominal, pasarían a un 9.8 por ciento, y los Ingresos de los Organismos y Empresas, pasarían de crecer de un 4.4 por ciento, a un 12.4 por ciento, descontando el apoyo extraordinario a Pemex, la cual, además, presupuesta que la extracción de petróleo crudo aumentará en 16.3 por ciento, supuesto que seguramente no se dará.

La cereza del pastel es que las proyecciones en ingresos vuelven a incluir el supuesto de que la economía crecerá dos por ciento en 2020, por lo que el corolario es que los ingresos programados para este año, es casi seguro que NO se obtendrán, y que la salud de las finanzas públicas, particularmente su Superávit Primario, no es real.

Opine usted: mperezv@perezgongora.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.