Marco A. Pérez: ¿En realidad se está reduciendo la deuda pública federal?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Marco A. Pérez: ¿En realidad se está reduciendo la deuda pública federal?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Marco A. Pérez: ¿En realidad se está reduciendo la deuda pública federal?

bulletEl Gobierno Federal utiliza diversos conceptos que llegan a confundir a la hora de entender como concibe el estado que guardan sus finanzas.

Opinión MTY Comentario Económico Marco A. Pérez V.
15/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Marco Pérez Valtier
Marco Pérez ValtierFuente: Félix Vásquez

El lunes pasado, un diario de circulación nacional publicó una nota que reportaba una disminución en la deuda pública federal al mes de noviembre de este año, que aparentemente contradice mi comentario económico de la semana pasada, donde escribí que la deuda del Gobierno Federal había aumentado en más de $725 mil millones de pesos durante los primeros once meses de este año.

El primer comentario que es relevante hacer, es que, como lo señalé en mi nota de la semana pasada, el gobierno utiliza un concepto de endeudamiento “neto” diferente al que define la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, el cual lo encontramos en la fracción XIV del Artículo 2 de la referida Ley, que a la letra dice:

Artículo 2

XIV. Endeudamiento neto: la diferencia entre las disposiciones y amortizaciones efectuadas de las obligaciones constitutivas de deuda pública, al cierre del ejercicio fiscal;

De la misma manera, la autorización que el Congreso otorga al Gobierno Federal y a las empresas productivas del estado para contratar más deuda, se establece también en términos “netos”, y específicamente se señala que se puede contratar más deuda (bruta) siempre y cuando se use para amortizar deuda, lo que dejaría el endeudamiento neto sin variación.

Sin embargo, la estadística gubernamental en materia de deuda pública, (desde hace ya muchos años) acuñó un término de deuda neta, diferente al concepto ya comentado, y para propósitos de sus reportes, define la deuda neta como la colocación de deuda (bruta) menos las disponibilidades que reporta en caja y bancos, la Tesorería de la Federación.

Obviamente, si el gobierno se endeuda más, pero no gasta ese dinero, y lo mantiene en disponibilidades, puede reportar que no ha aumentado la deuda “neta”, aunque de facto deba más, burlando incluso el mandato del Congreso.

Pasando ahora a analizar la información específica sobre la reducción de la deuda gubernamental, lo primero que se observa, es que se comparan datos de deuda neta (no bruta) de noviembre 2019 y se comparan contra noviembre 2018, comparación que no contiene el reporte oficial de la deuda pública a noviembre 2019, ya que la comparativa se hace contra diciembre de 2018, para revisar cómo va la deuda en el año, y no se consigna el dato de noviembre de 2018, el cual se publicó hace un año.

Es decir, los datos “nominales” publicados hace un año, (por la SHCP) se inflan para llevarlos a pesos de noviembre de 2019, ya que la comparación se hace sobre pesos reales, aunque no siempre los datos de inflación se perciban apegados a la realidad.

De hecho, para datos a nivel nacional, como los que nos ocupan, el índice de precios que se debe utilizar para llevar los “pesos nominales” a “pesos reales” de un valor adquisitivo de otro año, es el denominado deflactor del PIB, el cual solo se calcula anualmente, a través de comparar a su vez un índice de Valor del PIB Nominal, contra otro de “Quantum”, de PIB real, y de aquí el nombre de Índice de Precios “Implícito” del PIB, por lo que utilizar el Índice Nacional de Precios al Consumidor, para estos efectos, resulta en una “aproximación” al valor real.

En el caso de las empresas productivas del estado, particularmente de Pemex, en efecto, el apoyo financiero extraordinario (no presupuestado) del que fue objeto el año pasado, por $97.3 miles de millones de pesos, se utilizó para pre pagar pasivos financieros y buscar oxigenar un poco su debilitada posición financiera que amenaza con conducir a una degradación en su calificación crediticia, suceso que seguramente contagiaría posteriormente al Gobierno Federal.

Sin embargo, el endeudamiento real (neto de amortizaciones) que ya se reportaba al mes de noviembre, para el Gobierno Federal e incluso para todo el Sector Presupuestal, excede ampliamente al autorizado por el Congreso, y a nivel presupuestal, (Gobierno Federal más organismo y empresas) presenta al mes de noviembre pasado, un aumento de seis por ciento nominal sobre el saldo reportado a diciembre del año pasado.

Si la economía no crece en términos reales, y la inflación al consumidor se reportó en 2.8 por ciento, el PIB nominal crecería alrededor del tres por ciento, por lo que relación deuda a PIB ya estaría aumentando del 45.7 por ciento en diciembre de 2018, a 47.1 por ciento para noviembre de 2019, más la que se acumuló en el pasado mes de diciembre, (incumpliendo con la promesa de no más deuda) además de exceder la autorización de deuda neta adicional dispuesta en la Ley de Ingresos de la Federación.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.