Monterrey

Marco A. Pérez: Caen 15.3 por ciento los ingresos tributarios en abril

La recaudación más afectada fue la del Impuesto sobre la Renta, debido a la reducción de actividades productivas, con motivo del Covid-19.

A pesar de las crecientes acciones de fiscalización que está llevando a cabo el Servicio de Administración Tributaria, (SAT) y de la fuerte reducción en las compensaciones que anteriormente se auto aplicaban los contribuyentes, como producto principalmente de sus saldos a favor generados en el IVA, ya que se eliminó la compensación universal, durante el pasado mes de abril, empezó a reducirse fuertemente la recaudación, como producto de la recesión económica, ya que hasta el pasado mes de marzo, aún se registraban incrementos en términos reales en la recaudación impositiva.

En efecto, de acuerdo a las cifras publicadas por la Secretaría de Hacienda, correspondientes al mes de abril, se tiene que la recaudación de impuestos se redujo de 315 mil 504.8 millones de pesos en abril del año pasado, a 273 mil 088.6 millones para el correspondiente mes de abril de este año, lo que representa una merma de 42 mil 416.2 millones de pesos en tan solo un mes, cantidad que equivale a una caída del 15.3 por ciento en términos reales.

Como era de esperarse, la recaudación más afectada fue la del Impuesto sobre la Renta, ya que todo el mes de abril hubo reducción de actividades productivas, con motivo del Covid-19, y esta recaudación se redujo en 50 mil 263.7 millones de pesos, equivalentes a una caída del 26.2 por ciento en términos reales para el mes de abril.

Es de llamar la atención, que en materia del Impuesto al Valor Agregado (IVA), todavía se reportan incrementos reales en la recaudación de este impuesto al mes de abril, ya que se reporta creciendo en 8.3 por ciento en términos reales, no obstante la fuerte reducción en el consumo que ha ocasionado el cierre obligado de establecimientos, y la única explicación lógica a este suceso, es que el SAT ha reducido las devoluciones de este tributo a los contribuyentes que tiene saldos a favor, como las empresas exportadoras y productoras de alimentos, ya que como ya se explicaba anteriormente, la eliminación de la compensación universal de impuestos, que podían auto aplicarse los contribuyentes hasta el año pasado, está generando que esos saldos a favor, necesariamente, se tengan que recuperar vía devoluciones, y como la recaudación se reporta neta de devoluciones, la explicación a este crecimiento anormal, debe radicar en menos devoluciones de IVA a favor.

En materia del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), la eliminación por completo el subsidio al IEPS Federal a las gasolinas y al diésel, ha permitido que este impuesto crezca todavía en el mes de abril, a pesar de la reducción en las ventas internas de estos productos, aunque de manera insuficiente para compensar por completo la menor recaudación del IEPS en bienes y servicios no petroleros, por lo que la recaudación total del IEPS acusa una ligera reducción de 0.3 por ciento durante el pasado mes de abril.

Por otro lado, y como era de esperarse, dado el mal momento por el que pasa el mercado petrolero mundial, se reporta una fuerte caída en los ingresos petroleros del gobierno federal durante el pasado mes de abril, los cuales cayeron en casi ochenta por ciento en términos reales, al pasar de 38 mil 007.4 millones de pesos durante abril del año pasado, a solo 8 mil 104.1 millones de pesos durante abril de este año.

Sin duda, los datos para el mes de mayo que acaba de concluir, y que deberán ser reportados en un par de semanas, agudizarán la caída en los Ingresos Presupuestarios, la cual la prevén nuestras autoridades hacendarias del orden de los $317.8 miles de millones de pesos, donde $155 mil millones de pesos de esta caída, corresponderán a menores ingresos tributarios.

No es de extrañar, entonces, que estén apretando la fiscalización a los grandes contribuyentes, donde tenemos el acuerdo al que llegaron con Walmart de México, para que aceptara pagar unos 8 mil 079 millones de pesos, correspondientes a la venta que realizará hace algunos años de su cadena de restaurantes VIPS, mientras que por otro lado, anunciaron también que estaban acordando con el Grupo Regiomontano FEMSA, un acuerdo para que pagaran también una cantidad superior a los 8 mil millones de pesos, y finiquitaran diferencias fuera de los tribunales.

Sin conocer aún los detalles de estos "acuerdos" donde logran conseguir cantidades multimillonarias de ISR, queda la duda si existió o no, presión alguna sobre los principales accionistas, personas físicas, de estas empresas, al estilo de las que ejercieron contra el ahora ex Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Eduardo Medina Mora, donde tuvo un importante papel disuasivo la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda.

Es por todos conocido, que estos grandes grupos empresariales, por la cantidad de recursos que manejan, pueden contratar los mejores servicios profesionales que les permiten defenderse legalmente contra cobros indebidos de impuestos, por lo que acceder a estos "arreglos extrajudiciales" y optar por pagar estas fuertes cantidades de dinero, hacen pensar que puede haber de por medio presiones de otra índole, por parte de la autoridad, para obtener estos resultados.

Lo anterior sería lamentable, dada la ya deteriorada relación que tiene el gobierno de la 4T con el sector empresarial mexicano, y lo peor de todo, es que ni con estos "arreglos" lograrían resarcir al erario del boquete fiscal que le dejará la mayor recesión, la cual terminará por sepultar la precaria salud de las finanzas públicas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.