Luis F. Cadena: los datos, la nueva riqueza de Latinoamérica
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Luis F. Cadena: los datos, la nueva riqueza de Latinoamérica

COMPARTIR

···

Luis F. Cadena: los datos, la nueva riqueza de Latinoamérica

La tecnología está permitiendo que las organizaciones tanto públicas como privadas puedan acumular grandes cantidades de datos y que las proyecciones en muchas de ellas sean de escala exponencial.

Opinión MTY EGADE Luis Fernando Cadena Barrera
08/10/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Luis Fernando Cadena Barrera
Luis Fernando Cadena BarreraFuente: Cortesía

Hasta hace relativamente muy poco tiempo, los registros de las transacciones se realizaban en medios físicos y por lo tanto la capacidad para realizar dichos registros y almacenarlos tenía límites físicos también, hasta que llegó la revolución digital y comenzó el registro de datos de manera masiva, en un principio sin tener muy claro todas las posibilidades, pero con la noción de que eso era mejor a tenerlos solo en papel.

El enfoque tradicional en los procesos de transformación digital de las organizaciones orientaba sus esfuerzos y atención hacia desarrollar grandes capacidades de recepción y registro de datos, de ahí algunas modificaron sus procesos para que la información circulara a lo largo de la organización buscando eficiencias, y finalmente las más avanzadas han empezado a incursionar en darle valor a la información con modelos de negocio basados en los datos. El mundo produce hoy más de 2.3 trillones de megabytes en datos.

La tecnología está permitiendo que las organizaciones tanto públicas como privadas puedan acumular grandes cantidades de datos y que las proyecciones en muchas de ellas sean de escala exponencial. Se estima que el 90 por ciento de los registros que están almacenados al día de hoy, globalmente, fueron generados en los últimos dos años y que de ese universo apenas el 0.5 por ciento es analizada.

Las restricciones para el análisis de los datos no es un problema esencialmente tecnológico, en el mundo se duplica cada dos años la capacidad de procesamiento de cómputo y almacenamiento, un fenómeno que se describe comúnmente como Ley de Moore. La restricción se asocia también a factores de conocimiento, diseño y análisis de los datos, cuyo crecimiento tiene una velocidad distinta a la evolución de las capacidades tecnológicas, lo cual se refleja en el nivel de madurez digital en las organizaciones.

El nivel de madurez digital, en particular la capacidad de análisis de datos, está también íntimamente relacionado al entorno digital del país. Para acelerar estos esfuerzos, este entorno requiere de habilitadores como la disponibilidad de una base tecnológica avanzada (plataforma y conocimiento especializado), mayor capacidad en conectividad y un marco legal responsivo. Experiencias de países tanto en Latinoamérica, México incluido, así como en Europa del este, ya han demostrado que este escenario genera condiciones para el desarrollo de capacidades analíticas de gran escala. El sector académico se ha sumado activamente a este esfuerzo.

Las administraciones tributarias en Latinoamérica son un ejemplo de organizaciones públicas cuya operación es altamente dependiente de la información y que con la incorporación de la factura electrónica como medio de registro de las transacciones en sus economías, han enfrentado el reto no solo de incrementar sus capacidades tecnológicas para recibir en tiempo real millones de datos, sino también de hacer la transición de organizaciones receptoras a organizaciones que analizan, utilizan y dan valor a los datos.

Esta transición ha dejado muchas lecciones aprendidas en las organizaciones que la han experimentado, quizá la más representativa y frecuente en los países de américa latina que lo han experimentado, es que la decisión de generar procesos y capacidades para recibir datos de manera masiva bajo condiciones de incertidumbre y horizontes de corto plazo fue la correcta. Estos países cuentan hoy con una de las mayores riquezas en la economía digital - los datos – cuentan con grandes cantidades de información y las capacidades tecnológicas necesarias para explotarlos y potenciar su desarrollo.

Como región, Latinoamérica tiene en los datos transaccionales a su más grande ventaja competitiva frente al resto de los países, tanto comercial como estratégica, es cuestión de tiempo y enfoque para comenzar a ver resultados.

Opine usted: luis.cadena@tec.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.