José L. Elizondo: Profecías Fiscales II – El fin de los impíos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

José L. Elizondo: Profecías Fiscales II – El fin de los impíos

COMPARTIR

···
menu-trigger

José L. Elizondo: Profecías Fiscales II – El fin de los impíos

bulletTome nota de las nuevas medidas fiscales que emprenderá la autoridad con miras a una mayor fiscalización.

Opinión MTY Factor clave José Luis Elizondo Cantú
10/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
José Luis Elizondo Cantú
José Luis Elizondo Cantú Fuente: Cortesía

Estimable lector, en este segundo episodio de Profecías Fiscales continuaremos analizando las vías de fiscalización que la autoridad ha estado preparando para nosotros en aras de la consumación de esta Gran Recaudación (sin aumentar impuestos).

1. Como se dijo en el episodio anterior, la Autoridad Fiscal ha logrado un gran avance en materia de auditoría electrónica a personas morales y, así pues; ha llegado el turno para las personas físicas de pasar al salón del juicio. Ya es un hecho el cálculo automático de los pagos provisionales y las declaraciones anuales se preparan con la ayuda de la inteligencia artificial. Sea cauteloso y diligente, o hágase la voluntad del SAT.

2. La carroza de la auditoría perseguirá a las personas físicas que presenten discrepancia fiscal. Es decir, una vez más con tecnología de cadena de bloques, la autoridad podría realizarle una comparativa de la utilidad que usted presentó para efectos fiscales en los últimos cinco ejercicios; contra las erogaciones relacionadas a inversiones (adquisición de bienes muebles e inmuebles); consumos; y depósitos o transferencias a cuentas de ahorro o inversión propias o de terceros.

3. Ya sucedió en países aliados, y a pesar de algunas declaraciones de miembros del Poder Legislativo, creemos que el impuesto a la herencia se implementará en nuestro territorio en la segunda mitad de este mismo sexenio. Y entonces, justo cuando aquellos que han pasado la vida entera defraudando al fisco crean que ya se han salido con la suya, se perfilará la afilada espada de la ciega justicia cayendo de tajo sobre sus cabezas (aunque sea post mortem). Llegará el día, y el fisco verá la luz mucho antes que ellos. Y si se me permite, debiera de exentarse este impuesto a los contribuyentes cumplidos.

4. La informalidad fiscal será exterminada. La facturación instantánea de las erogaciones realizadas con tarjetas de débito y crédito, así como la muy próxima obligatoriedad de la utilización del CoDi o cualquiera de las otras plataformas privadas de cobranza digital en todos los establecimientos del país, llevará eventualmente a eliminar por completo el uso del dinero en efectivo en un futuro más bien cercano. Y durante el proceso, habrá lugar para la identificación de los flujos de efectivo que sean de procedencia ilícita.

5. Una medida bastante rigurosa, relacionada anterior y unida estratégicamente a la Ley Antilavado, es que, a partir de julio del presente año, todo contribuyente que haga o reciba depósitos superiores a los cinco mil pesos mensuales en efectivo, ya sea en una cuenta o distribuidos en varias, deberá informar a la autoridad de su origen y procedencia.

6. El SAT está poniendo especial énfasis en el reforzamiento de su área jurídica a través de la capacitación y adiestramiento para la correcta formulación y sustentación de las actas parciales y finales de liquidación de créditos fiscales. Adicionalmente, se avecinan reformas al código fiscal en esta materia, buscando resultados favorables para la autoridad en un promedio por encima del noventa por ciento del universo de los litigios de controversia fiscal.

7. Pero a diferencia del Antiguo Testamento, no todo aquí son pruebas y malas noticias. A raíz del T-MEC se estima que, en los próximos años, México reducirá la tasa de ISR con tendencia a igualarse a la de los Estados Unidos, nuestro iluminado país vecino.

Finalmente (y esto sí lo soñé), en la vida del mundo futuro, todos pagaremos impuestos por convicción y no por obligación. Los funcionarios públicos aplicarán correcta y equitativamente los recursos en beneficio de la sociedad; no por obligación sino por convicción. Y las decisiones de negocio, se tomarán con base en la eficiencia y eficacia de las operaciones y no en la evasión y la elusión fiscal.

México nunca volverá ser el mismo. Y si no me crees… ¡Tú lo verás con tus propios ojos! ¡Verás a los impíos recibir su merecido! (Salmos 91:8)

Nos leemos en el próximo episodio de Profecías Fiscales.

El autor es Director General del Despacho Elizondo Cantú, S.C.

Opine usted: editorial@elizondocantu.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.