Las migraciones, las rutas comerciales y la plusvalía inmobiliaria
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las migraciones, las rutas comerciales y la plusvalía inmobiliaria

COMPARTIR

···

Las migraciones, las rutas comerciales y la plusvalía inmobiliaria

Más de dos terceras partes del comercio terrestre entre Estados Unidos y México pasa por Nuevo León y entra por la frontera norte en Laredo y Colombia.

Opinión MTY MUNDO INMOBILIARIO Jorge Paredes Guerra
11/06/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Jorge Paredes Guerra
Jorge Paredes GuerraFuente: Cortesía

En estos días Donald Trump hizo temblar a todo el país con su twitter donde nos amenazaba con imponer aranceles del cinco por ciento a nuestras importaciones a partir del 10 de junio, a menos que se detuviera el flujo de inmigrantes indocumentados en toda la frontera de los Estados Unidos.

De inmediato nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador respondió con una carta y envió a su Canciller Marcelo Ebrard a Washington para evitar un problema que pudiera escalar con graves daños a nuestra economía.

El Ejecutivo federal le demostró a su homólogo de la Unión Americana con hechos y acciones concretas su voluntad de cooperación para coadyuvar a resolver el problema. Asimismo, a la par se anunció el envío de los elementos de la recién creada Guardia Nacional para resguardar la frontera sur con centroamérica para evitar la entrada ilegal de inmigrantes.

Debido a la reciente guerra comercial con la aplicación de aranceles que Donald Trump ha implementado contra China, ahora nuestro país es el socio comercial más grande de los Estados Unidos con una cifra de más de 150 mil millones de dólares en los primeros tres meses del año, según el IHS Markit Global Trade Atlas, proveedor de datos del comercio de los países.

Sin embargo, China, que en sólo 40 años de apertura ya disputa a los Estados Unidos el primer lugar en la economía mundial, ha anunciado recientemente el que es considerado el proyecto del siglo, la llamada “Nueva Ruta de la Seda” (One Belt, One Road), que es la construcción de una red de rutas ferroviarias y marítimas con mas de 70 países. Con esta red se vincularía Asia, África, Europa y Oceanía con trenes de alta velocidad que detonaría el comercio en estas regiones.

Si analizamos la prosperidad de Monterrey y buscamos conocer cuál es el secreto de su crecimiento explosivo, nos llevará a concluir que fueron las rutas comerciales las que hicieron que se desarrollara rápidamente, de tal manera que recientemente se ha analizado y discutido ampliar el Área Metropolitana de Monterrey a 18 municipios en el Congreso del Estado de Nuevo León.

Obviamente los principales beneficiarios del crecimiento de las ciudades metropolitanas como la Sultana del Norte son los propietarios de inmuebles, generando importantes plusvalías en sus terrenos. Más de dos terceras partes del comercio terrestre entre Estados Unidos y México pasa por Nuevo León y entra por la frontera norte en Laredo y Colombia.

Por eso la gran obra anunciada por el Gobierno federal del Corredor Transítsmico tiene una gran trascendencia para nuestro país, porque México es la tercera nación que más utiliza el Canal de Panamá, después de los Estados Unidos y China.

El nuevo super ferrocarril interoceánico vendrá a ser el Nuevo Canal de Panamá que impulsará el desarrollo inmobiliario en las ciudades aledañas a este proyecto del sureste de México.

Las grandes migraciones humanas a lo largo de la historia siempre se han establecido en ciudades por donde transitan las rutas comerciales. Y mi recomendación en sus inversiones en bienes raíces es que ahí mismo las dirijan y las ubiquen.

El autor es experto del sector inmobiliario en México. Es presidente de la firma de bienes raíces líder en el País, Realty World México, y presidió la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias (FIABCI) en 2014, 2015 y 2016. Capítulo México.

Opine usted: jorge@realtyworld.com.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.