Lanza Vitro vidrios de baja emisividad y control solar
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Lanza Vitro vidrios de baja emisividad y control solar

COMPARTIR

···

Lanza Vitro vidrios de baja emisividad y control solar

La división de Vidrio Arquitectónico de la empresa destaca que el nuevo producto asegura ahorro en energía.

Édgar Rivera
13/09/2019
Vitro refrenda su compromiso para generar valor e innovar con tecnología de punta en materia de sustentabilidad, ahorro de disciplina y alto desempeño.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

MONTERREY, NL.- Vitro Vidrio Arquitectónico, el fabricante de vidrio más grande de Norteamérica, presentó ayer aquí los resultados de su estudio técnico que demuestra los beneficios que se obtienen al integrar vidrios arquitectónicos de baja emisividad (low-e) y control solar en los desarrollos inmobiliarios en los edificios en México al permitir ahorros considerables en el consumo de energía eléctrica por aire acondicionado y luz artificial.

“Existen beneficios para los ocupantes de los edificios que utilizan vidrios arquitectónicos, ya que al usar luz natural en mayor medida, se evita una caída de 4 por ciento a 6 por ciento en la productividad de los trabajadores al tener una temperatura confortable en sus espacios de trabajo los colaboradores que cuenta con espacios de trabajo cercanos a las ventanas reportan hasta 46 minutos de mejor calidad de sueño por las noches, y de siete a 12 por ciento de mejora en los tiempos de procesamiento al contar con vistas de naturaleza desde los espacios de trabajo”, detalla la investigación.

Fernando Diez, Gerente General de Mercadotecnia de Vitro Vidrio Arquitectónico, mencionó que “para nosotros es prioridad compartir entre los expertos y comunidad arquitectónica de México los beneficios de este tipo de vidrios que se han logrado gracias a la innovación y tecnología de los últimos años. El diseño de las nuevas construcciones y la selección de materiales no debe limitarse a la función de resguardo de los elementos exteriores, sino también debe influir en el bienestar y salud de sus ocupantes, en el desarrollo de sus habilidades y en su calidad de vida.”

La empresa, en base al estudio, señaló que a nivel internacional, el sector de la construcción genera el 40 por ciento de emisiones de gases de efecto invernadero y en México los edificios representan el 18 por ciento del consumo de energía eléctrica del país.

“En regiones con clima cálido, como Nuevo León, el potencial de ahorro al usar vidrio de baja emisividad y control solar podría llegar hasta el 37.61 por ciento en los costos de inversión inicial y hasta un 32.58 por ciento en los costos de operación anuales”, indica la investigación elaborada por Group14 Engineering.

Indicó que se analizó el impacto energético y económico al emplear distintos tipos de vidrios arquitectónicos en un prototipo de edificio de oficinas de 15 niveles en nueve ciudades distintas de México con diferentes condiciones climáticas cada una, se determinó que los principales beneficios de uso son la baja de la inversión inicial en los equipos de enfriamiento y ventilación entre un 37 y hasta 41 por ciento lo que permite un ahorro aproximado entre 19 y hasta 30 millones de pesos y la reducción del consumo energético anual del edificio entre 19 y hasta 33 por ciento lo que se traduce en ahorros del orden de 1.24 a 10.33 millones de pesos en los costos de energía para la operación del edificio.

También se logra una mitigación de emisión de dióxido de carbono entre un 19 y hasta 33 por ciento durante la vida útil del edificio, lo cual representa entre 29 mil y 117 mil toneladas.

De acuerdo con Green Building Council, México es un país altamente competitivo en materia de desarrollo urbano sustentable, pues ocupa el noveno lugar en la lista de los 10 países con edificios certificados LEED. Teniendo en consideración que la cantidad de inmuebles para 2060 será del doble de lo que hubo en 2018 y es importante considerar que la vida útil de un edificio es de alrededor de 50 años o más, las decisiones tomadas desde el inicio del proyecto tendrán una repercusión a corto, mediano y largo plazo para los ocupantes y el medio ambiente, convirtiendo a cada proyecto inmobiliario en una oportunidad para aportar hacia un futuro de emisiones nulas por parte del sector inmobiliario.