La transformación del líder
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La transformación del líder

COMPARTIR

···

La transformación del líder

El propósito es un ingrediente indispensable de los liderazgos del futuro.

Opinión MTY factor clave Roberto Villarreal
16/10/2018
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Roberto VillarrealFuente: Cortesía

Amigos, En el tema de liderazgo, hoy quiero compartir con ustedes las siguientes ideas:

Desarrollar nuevas habilidades no solo les puede ayudar a los líderes a escalar en su organización y dirigir mejor a su equipo, sino que son indispensables para elevar la competitividad en el mundo empresarial. La nueva ola de líderes en las organizaciones requiere desarrollar competencias innovadoras, enfocadas al futuro laboral y a la transformación digital, pero en el momento presente.

El líder requiere entender que el crecimiento es exponencial en esta era digital y que debe adaptarse rápidamente. Bien valdría la pena recordar las palabras de Darwin, “las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”. Ahora, no solo se trata de sobrevivir, sino de sobresalir.

Los nombres (de líderes) que más se escuchan en el mundo de los negocios internacionales, dirigen empresas cuyos propósitos son: “organizar la información mundial”, como Google de Larry Page, “colonizar el planeta Marte”, como Space X, de Elon Musk y “ser la tienda que vende todo”, como Amazon de Jeff Bezos.

El propósito es un ingrediente indispensable de los liderazgos del futuro. Para distinguirse los líderes requieren conocer su propósito y el de su organización; y dejar que éste sea como una brújula que los guíe hacia su crecimiento.

El Informe de Aprendizaje en el Lugar de Trabajo de LinkedIn 2018: El Auge y la Responsabilidad del Desarrollo del Talento en el Nuevo Mercado Laboral, en el cual se encuestó a aproximadamente 4,000 profesionales a nivel mundial (América del Norte, Europa y Asia) en LinkedIn; con el objetivo de proporcionar una visión holística del aprendizaje moderno en el lugar de trabajo señala que:

El liderazgo, la comunicación y colaboración son las tres principales habilidades que deben aprender de los programas de capacitación y desarrollo; señalaron entre el 55 por ciento y 65 por ciento de los ejecutivos.

· Más del 74 por ciento de los desarrolladores de talento señalo liderazgo como la principal habilidad que deben aprender los empleados.

· 94 por ciento de los empleados señalo que se quedaría más tiempo en la empresa si invirtieran en su carrera.

Los liderazgos pueden contribuir positivamente en las métricas de desempeño y retención de talento de su organización; aprender “Resolución Compleja de Problemas”, citada por el Foro Económico Mundial como la habilidad número 1(uno) para el 2020, les vendría de maravilla. Además, invertir en desarrollar y fortalecer en ellos y sus equipos habilidades de liderazgo, comunicación y colaboración.

El Instituto para el Futuro del Instituto de Investigación de la Universidad de Phoenix en Estados Unidos, publica un reporte que muestra las habilidades del futuro del trabajo para el 2020, entre las cuales se encuentran: Inteligencia Social, Colaboración virtual, Competencia cultural.

¿Qué otras nuevas habilidades requieren? Analítica, Big Data, Inteligencia Artificial, Pensamiento de Diseño (Design Thinking), Ciberseguridad, Desarrollo Móvil de Aplicaciones, entre otras. Es recomendable que tracen una ruta de crecimiento en la cual los guíe su propósito, carácter y sentido de responsabilidad.

Líderes: Si pretenden elevar la competitividad en el mundo empresarial, escalar en su organización y dirigir mejor a su equipo; bien vale la pena fortalecer sus competencias con innovación y miras hacia el futuro. En sus manos se encuentra la verdadera transformación del líder.

¿A qué se comprometen ustedes hoy?

El autor es Consultor Asociado de nuestra firma, es abogado por la UDEM, tiene estudios en NC-State (USA) y estudios de MBA en UDEM y de Negociación y Gestión y Política Pública en UANL.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.