La seguridad energética del país pudiera estar en manos de los privados
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La seguridad energética del país pudiera estar en manos de los privados

COMPARTIR

···

La seguridad energética del país pudiera estar en manos de los privados

En lo que va del año, el Gobierno Federal aumentó la producción de combustibles automotrices (gasolinas y diésel) en un 37 por ciento respecto al año anterior.

Opinión MTY hablando de energía José Antonio García Martínez
05/09/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La seguridad energética en México actualmente es un peligro para todos los mexicanos. Al contar con solamente tres días de almacenamiento de combustibles, de acuerdo a las TAR de Pemex.

En lo que va del año, el Gobierno Federal aumentó la producción de combustibles automotrices (gasolinas y diésel) en un 37 por ciento respecto al año anterior, esto como una política de seguridad energética debido al poco almacenamiento con el que cuenta el país. Aún y con la creación de las nuevas refinerías que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está en proceso de construir, se necesitará aún la compra de producto en el extranjero, y por ende terminales de almacenamiento para producto de origen nacional y extranjero que puedan solventar las necesidades actuales y futuras del país.

Siendo una gran apuesta para el sector privado en el desarrollo de infraestructura para poder abastecer y almacenar productos refinados llámense diésel, gasolinas y demás fluidos para entidades federales actuales, como para los nuevos comercializadores y firmas gasolineras que están entrando en el mercado, ya que su demanda sigue en crecimiento.

A pesar de que hasta la fecha el crecimiento de infraestructura ha sido moderado, la producción e importación sigue en aumento y se prevén grandes inyecciones de capital privado para el sector energético en temas de almacenamiento para los próximos seis años, ya que las 77 terminales de almacenamiento y reparto con que cuenta Pemex no satisfacen las necesidades actuales.

Tuxpan es un importante ejemplo del crecimiento en tema de inversión de almacenamiento, a pesar de que el repunte de la importación ha sido moderado, actualmente la terminal de Pemex tiene un 85 por ciento de su volumen actual en productos refinados (gasolinas, diésel y demás fluidos) en ese puerto.

Debido a su gran ubicación, la inversión privada en este puerto ha ido en aumento y favorece sustancialmente la capacidad de transporte que lleva hasta Tula, pudiendo satisfacer las necesidades que el país tiene en estados como Puebla, Querétaro, León, CDMX y sus alrededores.

De igual manera, la inversión privada también se ha ido expandiendo a zonas como Tabasco, Veracruz, Yucatán, Tamaulipas, San Luis Potosí, Colima y Nuevo León, que se espera que estos proyectos estén terminados para el 2022 y apoyen para las nuevas políticas de almacenamiento que la Secretaría de Energía pondrá en vigor a finales del 2019.

La política pública de almacenamiento mínimo para petrolíferos avalada por la Secretaría de Energía espera contar con al menos cinco días de almacenamiento de petrolíferos (gasolina, diésel y turbosina) de origen importado o de producción nacional en ventas; para el 2022 serán de ocho a nueve días y en 2025 se esperaría contar con un inventario mínimo de 10 a 13 días de ventas.

Todas estas políticas serán aplicables para comercializadores y distribuidores que vendan sus productos a usuarios finales o a firmas gasolineras.

Las empresas privadas tienen un gran papel que jugar en la seguridad energética del país si cuentan con producto disponible en sus terminales y una logística adecuada para poder satisfacer las necesidades de las grandes firmas gasolineras y comercializadores que día con día crecen sus demandas.

El autor es empresario y Director de Operaciones en Amerigas Propane de México. Especialista en proyectos energéticos en el mercado mexicano.

Opine usted: jgarcia@amerigas.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.