La responsabilidad social en la formación de profesionistas
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La responsabilidad social en la formación de profesionistas

COMPARTIR

···
menu-trigger

La responsabilidad social en la formación de profesionistas

bullet¿Cuántas escuelas están conscientes del papel que están jugando en la formación de sus estudiantes, y de la cual se sientan orgullosos dichos estudiantes?

Opinión MTY Ecología Social Antonio Tamayo
02/03/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Antonio Tamayo NeyraFuente: Cortesía.

Cualquier universidad tiene un papel vital en el desarrollo personal y profesional de sus estudiantes, lo cual no se refiere únicamente a otorgar un título universitario.

En mis ya muchos años como profesor universitario, he tenido la posibilidad de ver y ser testigo de la manera como las universidades preparan y desarrollan sus planes de estudio, pensando en la formación de los futuros profesionales que en algún momento de su vida fueron estudiantes.

No soy ni pretendo ser experto en pedagogía ni en conceptos de enseñanza, pero si considero como un factor importante la responsabilidad social de una escuela en la formación de esos futuros profesionales; lo cual no implica el que conozcan y manejen de memoria una serie de conceptos de propios de la carrera elegida, sino de la responsabilidad social que adquieren ligada a la profesión estudiada.

Y en este caso me refiero específicamente a la responsabilidad social de la escuela con sus estudiantes. Hay que considerar que la escuela (universidad) es una empresa social, en el sentido que está contribuyendo a la formación profesional de personas; es decir no se dedica a producir “cosas”, bienes de algún tipo, o servicios con un propósito determinado, sino a la formación de personas que al obtener alguna preparación determinada, esta les servirá al menos como base, para obtener un ingreso el resto de su vida, por lo tal no es cualquier cosa o algo “por mientras”; y es en este sentido cuando me refiero a la importante responsabilidad que tiene la escuela con sus alumnos, personas que confían en la universidad para obtener los conocimientos necesarios para poder ostentar realmente el título que obtendrán.

No es cualquier cosa, todos cuando fuimos estudiantes universitarios confiamos en que la escuela sería el pilar en el cual nos sostendríamos para crecer en conocimientos e intelectualmente; algo de lo cual eventualmente presumíamos con amigos y familiares por ser de tal o cual escuela, portando el escudo de dicha institución como una garantía de la calidad de educación que estábamos recibiendo, y que nos serviría al ingresar al mercado laboral.

La pregunta es: ¿cuántas escuelas están conscientes del papel que están jugando en la formación de sus estudiantes, y de la cual se sientan orgullosos dichos estudiantes? O bien, que estas escuelas están más preocupadas por obtener un ingreso, y medio enseñar y con ello otorgar una titulación que la misma escuela y el futuro profesionista saben que no es completa y sólida; lo de sobra conocido como “universidades patito”, algo que vergonzosamente se sabe que existen, pero que la sociedad en general y gobierno en particular no hace nada para que desaparezcan, viviendo en una simulación en la cual unos están lucrando sin ninguna responsabilidad, ya que finalmente están realizando un fraude.

¿Cuánto más estaremos viviendo y permitiendo está simulación lucrativa? No tengo la respuesta, pero espero que pronto entre en acción la verdadera responsabilidad social.

Seguiremos platicando …

Blog: http://ecologiasocial.com.mx/ anttamayon@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.