La Reforma Energética, IEPS Federal y la nueva refinería de AMLO
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La Reforma Energética, IEPS Federal y la nueva refinería de AMLO

COMPARTIR

···
menu-trigger

La Reforma Energética, IEPS Federal y la nueva refinería de AMLO

bulletEn realidad, existen dos políticas para los precios de las gasolinas y diésel.

Opinión MTY S-TRUCTURA ENERGÉTICA Luis González Villarreal
13/12/2018
Actualización 13/12/2018 - 9:00
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Luis González VillarrealFuente: Cortesía

Parte I

Estimado lector, a lo largo de la historia hemos tenido grandes cambios, la humanidad ha evolucionado constantemente. Vivimos una era en donde se creía que la tierra era cuadrada y que el sol giraba alrededor de ésta. Así hemos visto cambios y propuestas que por más verdaderas que parezcan, pueden no ser correctas y no dar los beneficios planteados, dejando a la humanidad la enseñanza de que la grandes verdades de hoy, pueden ser las grandes mentiras del mañana.

Durante la implementación de la Reforma Energética, se planteó que tendríamos mejores precios los usuarios finales, resultados que no se dieron durante el sexenio pasado, la propuesta debió haber sido enfocada a que tendríamos precios internacionales competitivos.

En realidad, existen dos políticas para los precios de las gasolinas y diésel. Están los precios fijos, que ocurre cuando existe autoproducción y se pueden limitar o garantizar su inamovilidad en base a costos directos, que van desde la extracción del crudo, la refinación, y así hasta la venta al usuario final. La segunda alternativa son los precios libres, los cuales sufren ajustes porque el producto refinado como gasolina u diésel viene de la importación, y aquí existen distintas variables, entre las se encuentran el tipo de cambio, las variables de oferta y demanda de los refinados internacionales (precio molécula) y por supuesto los impuestos y hasta los estímulos fiscales, para el caso de nuestro país.

Con la extracción, la exploración y la refinación, hasta la venta del usuario final todo con producto nacional, fue el modelo que vivimos en México durante décadas.

La política de precios libres que se ajustan conforme a variables internacionales fue generada por la reforma energética, que al abrir el mercado a la competencia brinda beneficios en cuestión de competitividad y eficiencia, pero ojo, al consumidor final se le trasladan directamente las variaciones de los precios internacionales.

En nuestras monedas existieran variaciones que tienen su origen por motivos internos de la nación o internacionales, las cuales afectan nuestro poder adquisitivo directamente. Los mexicanos esperamos que los precios se mantengan estables sin aumentos inflacionarios, más lamentablemente la historia de nuestra querida nación ha estado llena de malos manejos financieros que afectan a nuestra moneda, mismos que esperemos no se repitan, aunque siendo hipotéticos, supongamos que por variables internacionales, tengamos un debilitamiento en el peso vs dólar estadounidense, y estos, con el modelo actual de libertad de precios, se impacta de forma directa en el precio final de las gasolinas. Si agregamos que el precio del crudo se encontró durante el sexenio pasado en sus momentos más bajos, pues lo que se puede esperar es que el mismo precio del crudo, que es la materia prima de las gasolinas, vaya a tener variaciones con tendencia a la alza.

Si estas condiciones se llegaran a dar, tendríamos un aumento muy significativo en los precios de las gasolinas. Esto es sin tomar en cuenta el IEPS, que según la Secretaría de Energía (Sener) en el 2017 el consumo total de gasolinas y naftas en México fue 1,504.414 Petajoules, que multiplicado por el IEPS (4.59 pesos por litro en la menor a 92 octanos,3.88 pesos en la mayor a 92 octanos y 4.51 pesos en el diésel), es un muy importante ingreso federal.

Este impuesto se creó para compensar la caída en la producción nacional y a la caída de precios internacionales del petróleo, para poder quitar este impuesto es necesario reactivar la producción nacional de petróleo. El proyecto de reactivación de las refinerías, la construcción de una nueva refinería y de un incremento en la producción (extracción y exploración), podrían ir de la mano con un decremento del IEPS. Ya que al aumentar la producción y exportación se compensaría el ingreso del IEPS federal, esa sería la apuesta de AMLO.

Si se establece una política de precios fijos vs una de precios libres. Cualquier producto importado quedará fuera del mercado, ya que sería inviable competir contra una política de precios fijos que únicamente aumentaría por la inflación.

Estimado lector, AMLO ha planteado que en tres años se tendrá la reactivación petrolera de la nación, ¿Cree usted que en este periodo veremos precios fijos y una disminución gradual hasta la desaparición del IEPS federal, obteniendo como beneficio el usuario final un precio competitivo? La respuesta está en el viento, como diría una famosa canción del canta-autor de rock Bob Dylan.

Gracias y ¡hasta la próxima!

El autor es CEO de Petroland, importadora y comercializadora de combustibles en México desde Refinerías y Terminales de Texas; ex Director General de Franquicias de Pemex y constructor de Estaciones de Servicio (ES). También es miembro del Petroleum Equipment Institute y del National Associaton of Convenience Stores (PEI/NACS) y Consultor en temas de Energía.

Opine usted: lgonzalez@petrolandmx.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.