La Narrativa que nos debemos contar
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La Narrativa que nos debemos contar

COMPARTIR

···
menu-trigger

La Narrativa que nos debemos contar

bulletNuestros pensamientos son tan rápidos que los terminamos detectando tiempo después de que ya nos generaron alguna emoción.

Opinión MTY OBSERVADOR CONVERGENTE Alejandro Zertuche
08/05/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Alejandro Zertuche Fuente
Alejandro Zertuche FuenteFuente: Cortesía

¿Estamos conscientes de la narrativa que nos contamos día a día? Los seres humanos estamos viviendo en un estado de ánimo que está siendo producido por el estrés al futuro próximo. Nos es difícil entender cómo podemos cambiarlo y es porque no hemos hecho consciente lo que está generando esta situación.

Nuestros pensamientos son tan rápidos que los terminamos detectando tiempo después de que ya nos generaron alguna emoción. Hay quien este transcurso de tiempo le dura algunos minutos y hay quién le dura horas o días, terminando en la mayoría de las veces en una reacción física de salud o una situación no esperada.

Las historias que nos contamos son las que van escribiendo a las del día a día y a la vez, van abriendo las posibilidades de futuro más cercanas. Como estamos la mayor parte del tiempo de forma inconsciente, vamos creando el futuro de acuerdo a nuestros paradigmas y miedos que nos limitan el acceso a un mejor porvenir.

Al no tener una narrativa consciente que nos permita trazar las mejores posibilidades para el ser humano, nos la pasamos viendo cómo podemos “explotar” todo lo que tenemos a nuestro alrededor para sentirnos que estamos avanzando. Más horas de los empleados, más tiempo de nuestra familia, más recuerdos de nuestro planeta, más atención y seguidores en las redes sociales, etc.

No es un misterio que estamos viviendo en una época de cansancio. Nuestra biosfera está cansada. Estamos requiriendo cada vez más y más de nuestro planeta, la naturaleza, los animales y de nosotros mismos. En lugar de vivir en una narrativa de co-creación estamos viviendo en una de autodestrucción. Apenas esta semana en París se presentó un estudio en la ONU donde en pocas palabras comparte que “La civilización acelera la extinción de más de un millón de especies y altera el mundo a un ritmo sin precedentes”.

¿Cuál debe ser una narrativa que nos lleve a una regeneración de nuestro planeta? Hoy tenemos la oportunidad de observarnos en autoreferencia para desde ahí, sin culpar a nadie, nos hagamos responsables de evolucionar conscientemente hacia una etapa de regeneración del lugar donde queremos vivir.

¿Nos hemos dado cuenta que los problemas de nuestro planeta son causados por los humanos? ¿Qué pasaría si los seres humanos desapareciéramos de este planeta? Como el equilibrio ecológico lo estamos distorsionando con acciones humanas, al desaparecernos, nuestra tierra entraría en un proceso automático e inteligente de regeneración.

Hay una narrativa central que no podemos perder de vista que es la de la evolución consciente del ser humano. Es claro que vamos a la deriva en el deterioro del único lugar en el que hoy sabemos que podemos sobrevivir. Por otro lado, es importante abrir espacios para construir narrativas regionales de acuerdo a las costumbres que se han instalado en las diferentes culturas, así como narrativas individuales que nos abran a la experiencia de nuestros potenciales como ser humano.

Si tomamos una foto de lo que nos sucede hoy en día cercano a nosotros, podemos observar que nuestras narrativas inconscientes nos están llevando a ciudades más contaminadas, más inseguras, más sucias con seres humanos más estresados y separados como sociedad. Existen narrativas que nos estamos contando y que nos ponen a competir entre nosotros mismos, gracias al deseo inconsciente creado por nuestro miedo al futuro. Monterrey, Ciudad de México y Guadalajara - entre otras ciudades - son ejemplos claros de que no tenemos una narrativa común que nos lleve a construir un futuro con valor para nosotros mismos.

La ausencia de liderazgos que abran esta oportunidad de cocrear nuestro futuro nos seguirá llevando de la mano hacia el deterioro mientras no hagamos algo desde lo individual. Vienen las nuevas generaciones que traen esta apertura de consciencia para una colaboración más abierta y hay que aprovecharlo. Esto es de todos.

Es momento clave para construir una narrativa del país diseñada desde los mexicanos. No hablo de la marca México, sino del significado que tiene vivir en este lugar lleno de potenciales para todos y que por ende es preciso multiplicarlos y compartirlos para entrar en una siguiente etapa de regeneración de nuestra tierra y de nuestro ser.

Tomemos una decisión desde una voluntad consciente del presente para que cada uno empecemos a contarnos una narrativa que nos vaya montando a las mejores posibilidades del futuro para todos. Podemos comenzar preguntándonos de forma autoreferente ¿Qué cuento me estoy contando hoy? ¿Cómo mi cuento se suma a la narrativa colectiva actual?

El autor es emprendedor por más de 20 años en la industria de la consultoría y servicios. Hoy es asesor de Liderazgos públicos y privados dónde implementa el modelo y tecnología propia llamado Liderazgo Convergente. Influencer en temas de consciente e inconsciente.

Opine usted: alejandro@convergent.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.