La Guerra Comercial del Dragón en el año del Perro
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La Guerra Comercial del Dragón en el año del Perro

COMPARTIR

···
menu-trigger

La Guerra Comercial del Dragón en el año del Perro

bulletEl dragón asiático ha protegido durante mucho tiempo a sus jóvenes industrias para permitirles crecer y garantizar un suministro constante de empleos para su enorme población.

Opinión MTY Desde Texas Javier Amieva
26/03/2018
Actualización 26/03/2018 - 8:15
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Javier AmievaFuente: Cortesía

Al firmar Donald Trump nuevas órdenes arancelarias impuestas a China, dijo que el desequilibrio comercial entre Estados Unidos (EU) y China estaba “fuera de control” y que esta acción ejecutiva, sería la “primera de muchas” dirigida a cerrar la brecha comercial del país, ya que había una “situación tremenda de robo de propiedad intelectual”.

Las tarifas contra China, declaró la Casa Blanca, se aplicarán para proteger los sectores empresariales de EU y la propiedad intelectual considerada crítica para la economía nacional. Las tecnologías avanzadas como la robótica y las comunicaciones inalámbricas de alta velocidad se encuentran entre ellas.

Al anunciar los nuevos aranceles –que se busca sume 50 mil millones de dólares anuales y equilibren el desbalance comercial-, a diferencia de los controvertidos aranceles sobre el acero, la Casa Blanca buscó un enfoque interinstitucional más coordinado contra China, utilizando la llamada ley comercial 301. “Estos hallazgos -contra China]-, están muy bien documentados”, dijo Everett Eissenstat, subdirector del Consejo Económico Nacional.

China , en respuesta y en forma inmediata habló duro sobre el futuro del comercio internacional con EU y promete acción contra aranceles, en una declaración directa del embajador de China en Washington.

El fondo de las señales: es probable que los aranceles estén diseñados, -dicen los analistas-, para limitar el daño a las empresas norteamericanas. La situación no es nueva y ya se habían llevado muchas acciones para equilibrar posibles acciones de “dumping” y ante la imposición tarifaria muchas empresas de EU y de México se quejaron, voz en cuello, del daño que les causarían los aranceles generales sobre el acero, ya que daría lugar a precios más altos para una materia prima crítica en la manufactura; México y otros países, fueron exentadas de esta carga impositiva.

El formato de aplicación de las tarifas a los productos chinos que se impondrán vendrán en abril y es cuando realmente empezarán las implicaciones.

“Nuestra comprensión más actualizada del enfoque de la Casa Blanca enfatiza la estructuración de aranceles para minimizar el impacto en los negocios de EU”, Dijo Clayton Allen de Height Securities. “Ahora esperamos un enfoque más flexible y sensible para calcular el valor de las tarifas”.

El embajador chino en EU, Cui Tiankai, calificó las quejas de la Casa Blanca como “totalmente infundadas”. Dijo que China no quiere una guerra comercial, pero “si la gente quiere jugar duro, jugaremos duro con ellos y veremos quién aguanta más”.

Sin embargo, la última disputa no conducirá necesariamente a una guerra comercial cuyo daño se extienda más allá de EU y China, a la economía global amplia. La última vez que estalló una verdadera guerra comercial fue hace más de 80 años durante la Gran Depresión y nadie ganó, solo hubo perdedores, declaró el legislador Henry Cuellar, quien defiende profundamente el comercio entre México y EU.

En pocas palabras, hay mucho en juego para que ambos países se permitan que la disputa se salga de control. La economía de China depende en gran medida de las exportaciones de EU, “creemos que las dos partes todavía tienen la intención de negociar y que es muy probable que se evite una guerra comercial total. Sin embargo, evitar una guerra comercial depende tanto de China como de los EU”, declararon analistas de Societe Generale.

Sin embargo, la amenaza de una guerra comercial más amplia sigue poniendo nerviosos a los inversionistas.

Las bolsas tuvieron las pérdidas más significativas la semana pasada, cuando Trump anunció, -en una forma poco diplomática, claro, la aplicación formal y legal de las tarifas extraordinarias

El dragón asiático ha protegido durante mucho tiempo a sus jóvenes industrias para permitirles crecer y garantizar un suministro constante de empleos para su enorme población.

A menudo manipulando reglas para poner a empresas occidentales en desventaja, forzándolas a transferir tecnologías sensibles a los socios chinos o limitando su participación accionaria en empresas Chinas.

Así que, estimado lector, “Cuando veas las barbas del Dragón cortar, echa las tuyas a remojar”.

El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos. javier.amieva@hispanicinternational.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.