La Frontera Norte, tendrá los reflectores puestos este 2019
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La Frontera Norte, tendrá los reflectores puestos este 2019

COMPARTIR

···
menu-trigger

La Frontera Norte, tendrá los reflectores puestos este 2019

bulletEl próximo 1 de Enero, entraran en vigor cambios del nuevo T-MEC y se mantendrán los impuestos de castigo contra el acero y el aluminio.

Opinión MTY Desde Texas Javier Amieva
24/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Javier AmievaFuente: Cortesía

Son las fronteras entre los países zonas de especial atención y generalmente sitios donde se legislan reglas especiales para “diluir” las constantes tensiones de carácter migratorio y para suavizar el impacto de diferentes leyes y economías que aplican entre países que comparten el punto limítrofe.

Las fronteras entre Corea del Sur y Corea del Norte, entre China y Rusia, Afganistán y Pakistán y muchas otras mantienen tensiones de carácter bélico constante y por décadas los países no han podido resolver sus diferencias a pesar de las múltiples decisiones y acuerdos de organismos internacionales como la ONU.

En nuestra Frontera Norte este 2019, esperamos muchos cambios, es un hecho que, por ello tendremos los reflectores internacionales vigilando la presión de Estados Unidos (EU) sobre México y la aplicación de los nuevos conceptos de “Zona Franca” que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha planteado y ya se están implementando.

El próximo 1 de Enero, entraran en vigor cambios del nuevo T-MEC y se mantendrán los impuestos de castigo contra el acero y el aluminio, se iniciará la aplicación de vigencia de la nueva Ley Aduanera del 22 de Diciembre de este 2018, el SAT ha anunciado que ya desde este día, aplicará nuevas medidas para contrarrestar el contrabando y la corrupción y es posible que este 2019, sea cuando la Dirección General de Aduanas haga su cambio de domicilio a Nuevo Laredo, Tamaulipas. Por si estos cambios fuera poco, el gobierno de México aceptó -a cambio de nada pero por el miedo a distanciarse de Trump-, que recibirá a todos los migrantes solicitantes de Asilo a EU y los mantendrá en territorio Mexicano durante el tiempo que dure el proceso y que las autoridades estadounidenses deseen tomarse, en materia económica se disminuirá el IVA, bajará el precio de la gasolina y AMLO pretende que el impuesto para la renta se disminuya o hasta se condone al 100 por ciento a empresarios.

Históricamente, México y EU habían logrado mantener hasta mediados de la segunda década de este siglo XXI, un crecimiento armónico donde quizás la variante más aguda es la que ahora aquejará a todo el mundo: Los desplazamientos poblacionales y movimientos migratorios de los países pobres, en desarrollo, de alta violencia o de cataclismos naturales que buscan refugio en los más estables y cercanos. Acuerdos internacionales desarrollados durante la segunda mitad del siglo XX, sentaron las bases para hacer frente a las migraciones y a los esquemas de aceptación de refugiados y Europa fue la primera en resentir los desplazamientos de África las últimas dos décadas; sin embargo la cooperación internacional ha logrado mantener un equilibrio aceptable en ese continente.

Como decía entre México y EU, este esquema se rompió con las abruptas y absurdas condiciones impuestas por Donald Trump, muchas de las cuales ya México ha aceptado. A los pocos días del mandato de AMLO, las autoridades han aceptado que México sea un país y una área de desplazados que mantendrá por meses y hasta años en espera de que EU procese las solicitudes de asilo de centroamericanos y africanos, que si bien ahora son solo decenas de miles, podría llegar a millones y esto podía desequilibrar la economía de la Frontera Norte y minar el crecimiento de nuestro país.

El final del 2018, en la Frontera Norte se verá afectado por el cierre parcial de gobierno de EU, en el que el capricho de Trump ha llevado a paralizar parte de las actividades económicas de su país y si el “cierre” perdura por varias semanas, el comercio internacional se verá afectado. Los economistas han calculado que cada día que dure este absurdo cierre de operaciones, se pierden mil millones de dólares y gran parte de esto afectará a las empresas mexicanas. Un mal cierre pero, estimado lector, como sea le deseamos un buen comienzo, solo deberemos estar atentos a los cambios y a las políticas que afectarán esta nuestra región Noreste.

Les deseo una Feliz Navidad por lo pronto.

El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos.

Opine usted: javier.amieva@hispanicinternational.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.