La figura presidencial
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La figura presidencial

COMPARTIR

···

La figura presidencial

La época del caudillismo regresó y por lo que se ve, se instalará para quedarse un buen rato.

Opinión MTY Wiki-litico Miguel Moreno Tripp
26/11/2018
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Miguel Moreno TrippFuente: Cortesía

Durante una buena parte de la historia de México, hemos sufrido los estragos del caudillismo. Sea como sea que llegaron al poder, no lo soltaron a menos que hubiera circunstancias que los hubieran obligado, inclusive hasta pagando con su vida.

Desde las civilizaciones precolombinas, pasando por Hernán Cortés como conquistador; los virreyes; Santa Anna en el sentido de que no hubo suficiente oposición como para no perder la mitad del territorio nacional; vino después Porfirio Díaz, hasta que llegó la Revolución: la época del quítate para que yo me ponga, hasta que se fundó el PRI y lograron repartirse el orden al bate de forma interna.

La época del caudillismo regresó y por lo que se ve, se instalará para quedarse un buen rato. Parte del Modus Operandi de los caudillos, era el acabar con los enemigos -y los que les precedían- para asegurarse que el pastel es sólo para ellos y su séquito en todo caso.

La pregunta que se ha puesto en escena en estos últimos días, nos da una buena noción de lo que vendrá: “¿Crees que el Presidente debe promover que se juzgue -para que haya justicia y no sólo se persiga a chivos expiatorios- y se revisen las responsabilidades en delitos de corrupción a Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto?

¿Quién podría oponerse a esa pregunta? “que haya justicia” ¿alguien pudiera estar en contra de eso? “que no se persiga a chivos expiatorios”, es decir, implícitamente están dando por sentado que el Presidente en turno es omnipresente, es el ojo que todo lo ve y lo que no, lo designa. El león cree que todos son de su condición.

¿Ha habido corrupción en los últimos tiempos? Eso ni se pregunta, pero los últimos tiempos son como desde que México es México. ¿Qué hayan sido directamente los presidentes? Me parece un long-shot, como dicen los americanos.

¿Qué pudo haberse hecho más y prevenir lo que otros fehacientemente hicieron? Sí. De eso a que exista un gran caudillo que determina cuando sí o cuando no, escudándose en la parte del pueblo que solo cuenta para él y no son más que sus seguidores, cambia la cosa.

El problema es que es la corrupción, definida de acuerdo al Diccionario de la Lengua Española:”En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores” ratifica en sí misma la corrupción: Si unos fueron corruptos en “provecho económico” ahora es en “provecho… de otra índole”. No sirve así.

Hubo una segunda pregunta: ¿Crees que AMLO deba tener un grupo asesor de empresarios en el que participe Ricardo Salinas Pliego (TV Azteca), Bernardo Gómez (Televisa) y Olegario Vázquez Aldir (Grupo Imagen), entre otros? Lleva a otra más ¿Cuándo dejaron de ser la mafia del poder? Digo, AMLO no los bajaba de eso y más y ahora serán sus consejeros.

PS. Las iniciativas en las cámaras estarían de risa solo que van muy en serio. La última ratifica el despotismo que ya llegó: “Aquel Gobernador que no se ajuste al lineamiento constitucional, aquí [en el Senado] se puede dictar la desaparición de Poderes” en caso de que desatiendan el mandato de los superdelegados. Así o más claro.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA.

Opine usted: morenotrip@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.