¡La Estrategia que no puede esperar!
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¡La Estrategia que no puede esperar!

COMPARTIR

···
menu-trigger

¡La Estrategia que no puede esperar!

bulletLa Reforma Laboral ya es toda una realidad, pues el pasado 29 de abril fue aprobada por la Cámara de Senadores y publicada en el Diario Oficial de la Federación el 01 de mayo de 2019.

Opinión MTY factor clave Aldo Eliud Juárez Luna
14/05/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Aldo Eliud Juárez Luna
Aldo Eliud Juárez LunaFuente: Cortesía

Estimados lectores, un gusto llegar una vez más a ustedes con esta tercer entrega del tema de la Reforma Laboral, anteriormente ya platicamos sobre el impacto que tendrá en las empresas y el verdadero reto que se avecina. Ahora que la tan esperada Reforma Laboral ya es toda una realidad, pues el pasado 29 de abril fue aprobada por la Cámara de Senadores y publicada en el Diario Oficial de la Federación el 01 de mayo de 2019; quizás intencionalmente como le gusta al Presidente López Obrador, para conmemorar el día del trabajo con una nueva legislación con enfoque en justicia laboral, libertad sindical y negociación colectiva.

El impacto y el reto de la adopción de la nueva legislación conlleva un Cambio de Cultura Laboral que amerita para las empresas el diseñar de manera prioritaria la Estrategia de Previsión adecuada a la nueva realidad que ya estamos viviendo; es decir, que no puede la empresa esperar a que los cambios le sean impuestos por el entorno, sino antes bien definir y diseñar aquella estrategia que mejor se adecúe a las caracteristicas de la empresa y a su fuerza laboral (y evitar “Bailar con la fea”). Tal vez en otras areas del negocio pueda ser admisible el esperar directrices que el gobierno emita para tomar decisiones, mas no asi en el aspecto laboral-sindical; ya que el cambio que se percibe profundo ya está anunciado.

Estimados lectores, tomando en cuenta la anterior reflexion, resulta imperativo y urgente para las empresas sentar el panorama actual y en base a él definir las acciones que se deben implementar en temas tales como:

· Prevención de Conflictos Laborales. La mejor forma de prevenir los conflictos laborales es ser una muy buena empresa, una justa que se preocupe por el bienestar y desarrollo de sus trabajadores; buscando que los problemas se queden dentro de la empresa, porque cuando salen es más difícil que se resuelvan favorablemente.

· Manejo de Relaciones Sindicales. Concientizar, capacitar y desarrollar al personal de recursos humanos y mandos intermedios de la empresa sobre la nueva situación sindical y formarlos en áreas de relaciones humanas para el trato con la gente, manteniendo un ambiente laboral y sindical sano.

· Planes Laborales de Mejora Continua. Las empresas deben buscar favorecer a su personal impulsando el salario emocional, que permita a los empleados ponerse la camiseta y ser más productivos en lugar de realizar los tan temidos, costosos y perjudiciales paros laborales.

· Aspecto Laboral y Sindical en la Planeación Estratégica del Negocio. Definir hacia donde se desea que vaya el negocio incluyendo el aspecto laboral y sindical, para asegurarnos que los trabajadores y el sindicato van en la misma dirección, visión y misión que la Empresa. Pues ahora el trinomio Empresa-Trabajador-Sindicato, es vital.

Amigo empresario, a partir del primero de mayo iniciamos en México un Cambio de Época Laboral sin precedentes, debemos entonces prepararnos preventivamente con los especialistas adecuados. En nuestra experiencia en desarrollo organizacional y humano con enfoque sistémico, en la firma Despacho Elizondo Cantú los acompañamos a fortalecer el aspecto laboral y sindical, iniciando con un Diagnóstico.

Los espero en la próxima columna para hablar concretamente del ABC Laboral que se debe emprender con prioridad en las empresas.

El autor es Socio de Innovación y Rentabilidad del Despacho Elizondo Cantú, S.C.

Opine usted: ajuarez@elizondocantu.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.