La era de los “Influencers”
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La era de los “Influencers”

COMPARTIR

···
menu-trigger

La era de los “Influencers”

bulletMiles de personas siguen a un puñado de personajes respecto a qué comprar, cómo vestirse, de qué manera hablar y de qué hablar, es decir, son los nuevos líderes de opinión pero con esteroides.

Opinión MTY ASUNTOS PÚBLICOS SA DE CV Enrique Silva Téllez
02/05/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Enrique Silva Téllez
Enrique Silva TéllezFuente: Cortesía

¿Qué es un influencer? Se le llama así a la persona que “influye” en las ideas, preferencias, comportamientos, actitudes e inclusive decisiones de una población determinada. Son personas que gozan de credibilidad y por diversas razones son seguidas en las redes sociales.

Para ser “influencer” hay que tener alta presencia en las redes y ser muy activo en las mismas. Fotos, frases, videos, cualquier contenido que sea atractivo para sus seguidores y que den alta exposición ya sea a ideas, productos o servicios.

Estamos ante el crecimiento de una nueva era en la comunicación y la mercadotecnia. Miles de personas siguen a un puñado de personajes respecto a qué comprar, cómo vestirse, de qué manera hablar y de qué hablar, es decir, son los nuevos líderes de opinión pero con esteroides.

En Nuevo León crece el número de “influyentes” de manera interesante. Los hay personas que son muy jóvenes (entre 18 y 25 años). Los hay también quienes ya tenían algún tipo de presencia mediática y les sirvió de plataforma de lanzamiento para acumular más fama y prestigio entre sus seguidores.

A base de tweets, blogs, publicaciones, videos e historias se gana reputación, reconocimiento y confianza en este nuevo mundo digital. No importa la relevancia de los temas. El precio de la fama para fines comerciales se basa en la constancia en el trabajo diario al subir contenidos a las redes y en la habilidad para identificar el apetito por ciertos temas.

Asomarse a las redes de dichos personajes permite darse un paseo por la cultura de la inmediatez, la simplicidad, lo casual y quizá hasta lo vanal. El modelo de este nuevo tipo de negocio es muy interesante pero no del todo nuevo. Quienes ya tienen un grupo de seguidores ganan (en algunos casos) miles de pesos al día con sólo hacerse ver en un lugar o mencionar algo ante la cámara. Estamos ante la nueva versión del costo por millar.

Producir este tipo de mercadotecnia y comunicación es relativamente de bajo costo ya que es común que los mismos personajes sean sus propios productores. La tecnología permite transmitir en vivo desde los celulares inteligentes. Así de simple.

Quien se lanza a la aventura de convertirse en un personaje de este tipo, y es exitoso, debe tener habilidades muy particulares. Por ejemplo, debe tener muy claro cuál es la imagen que se tiene de él (ella), para sólo aceptar relacionarse con productos y servicios que van con su imagen. También deben saber actuar. Cada producción debe parecer que no es pagada, debe dar la impresión de que es real, que auténticamente consume, usa, aprueba y le gusta lo que está promoviendo.

Básicamente en este esquema de comunicación prevalecen los temas comerciales y de entretenimiento. Una figura femenina o masculina (atractivos de preferencia) lucen casuales, dinámicos, alegres y felices. Prueban los alimentos, usan los muebles o los accesorios y lo elogian. La magia de todo esto es la respuesta inmediata que causan. Las ventas suben o la gente visita los lugares anunciados. Estamos ante la recompensa inmediata.

El gran hueco que hay es del otro lado. En los temas duros. En los que nos hacen pensar, reflexionar o estudiar. Pareciera ser que lo único que realmente cambia es el medio. Pasamos de las pantallas de tv a las de los celulares. Cambia para seguir igual.

Si alguien conoce un “influencer” de asuntos públicos, que haya nacido en las redes y que tenga éxito atrayendo a miles de seguidores, por favor abrácelo. Quizá sea el único que vaya a conocer.

El autor es Director de Focus Consulting Group y Presidente del Consejo de Ellas. ABP. Es analista de Asuntos Públicos y Opinión Pública, propietario de Vinos de Baja California y socio en EMC.

Opine usted: enriquesilva@focuscg.com.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.