La Empresa-Escuela
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La Empresa-Escuela

COMPARTIR

···
menu-trigger

La Empresa-Escuela

bullet“Esto no es por cuestiones filantrópicas, en cualquier empresa es necesario...”

Opinión MTY Ecología Social Antonio Tamayo Neyra
02/07/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Antonio Tamayo Neyra
Antonio Tamayo NeyraFuente: Cortesía.

La Empresa-Escuela

Uno de los aspectos en los que más es atacado el concepto de Responsabilidad Social, es el del llamado “lavado de cara”; en el cual, la empresa dice que hace cosas para su comunidad y para su personal, cuando en realidad es mínimo lo que realmente hace, (si hace algo), para lo mucho que puede hacer en función de sus capacidades y recursos.

Es posiblemente un tema muy trillado y tal vez fuera de México sea ya algo anacrónico inclusive, algo del “siglo pasado”; pero quienes vivimos en México todavía vemos ese mencionado “lavado de cara” como algo “normal” ; y no se ha podido dar el salto a los niveles de alguno de los países europeos u orientales.

A quien se le acusa y responsabiliza mucho del poco afecto a la Responsabilidad Social y también a la Sustentabilidad es la escuela, en los niveles primario, secundario, y también porqué no decirlo, a lo que se enseña se dice y se habla en casa; en cualquier caso se habla en términos del pasado, de algo que ya fue, y que fatal e irremediablemente ya nada se puede hacer en el presente y menos en el futuro; pareciera como si la gente ya trajera un paradigma a manera de chip incrustado, y por lo tanto no se puede modificar o alterar. Tal es nuestra gran verdad evidente sí, pero oculta, ya estamos marcados.

Sin embargo, afortunadamente hay muchos ejemplos de pequeñas y grandes empresas, que de manera muy formal o informal, realizan un proceso de reeducación en su personal, con el propósito de ayudarles a ser mejores y por consiguiente lograr hacer y tener una mejor empresa.

Utilizando el lenguaje antes usado, buscan y logran, afortunadamente, cambiar ese chip en su personal; o sea, que sí es posible y sí (con énfasis), se puede cambiar la cultura de cualquier persona; y en esto la empresa ya de este siglo XXI se ha venido convirtiendo en una gran escuela para su personal.

Esto no es por cuestiones filantrópicas, en cualquier empresa es necesario contar con personal que esté dispuesto a tener un proceso de aprendizaje cuando llega, y seguir ese proceso mientras permanezca en esa empresa; proceso que dura años; dicho en otras palabras, es un proceso de aprendizaje continuo para todo el personal.

Hablamos entonces de empresas que aprenden como una forma de ser y no como algo raro o extraordinario; pero, no es la empresa, es la gente de la empresa que generó y sigue generando una cultura de aprendizaje que nunca terminará.

Se necesita gente que si bien domina una o varias funciones, tenga la suficiente humildad de reconocer que se puede y se debe seguir aprendiendo; pero no como “castigo divino”, sino como el mejor camino para sentirnos mejor como personas como estamos mejor preparados, y eventualmente eso ayudará a lograr un mejor ingreso.

Lo de eventual lo pongo porque no siempre se logra la mejora económica, ni en el monto pretendido o en el tiempo pensado; son cosas que están fuera del control de la persona y la empresa; pero, si ambos, persona y empresa, buscan mejorar a través del aprendizaje es muy posible que se logre esa mejora que siempre estamos buscando. Finalmente, la base o lo principal; es el aprendizaje o aumentar el conocimiento.

Seguiremos platicando …..

Blog: http://ecologiasocial.com.mx/

Opine usted: anttamayon@gmail.com

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.