La desbandada europea
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La desbandada europea

COMPARTIR

···
menu-trigger

La desbandada europea

bulletAunque el Brexit británico ha acaparado la atención del mundo en los últimos días, no es el único país que ha planeado abandonar la Unión Europea.

Opinión MTY tecnológico de Monterrey Eduardo Carbajal
21/01/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Eduardo Carbajal Fuente: Cortesía

El día de hoy se votará una nueva propuesta gubernamental en el parlamento británico para que el Reino Unido decida como país, en qué términos llevará a cabo el proceso de salida de la Unión Europea, conocido como Brexit. Lo que sucedió la semana pasada, fue un duro revés para el gobierno británico, pero en particular para la primera ministra, Theresa May, cuyo futuro político está en juego.

Las consecuencias para la economía británica en particular y europea en general, podrían ser muy fuertes si el día de hoy se vuelve a rechazar la propuesta de la primera ministra, pues eso llevaría al Reino Unido a dejar definitivamente la Unión Europea el 29 de marzo de manera inmediata y sin acuerdos.

Aunque el Brexit británico ha acaparado la atención del mundo en los últimos días, no es el único país que ha planeado abandonar la Unión Europea. Tan solo la semana pasada se planteó en el congreso del partido de ultraderecha, Alternativa para Alemania, la posibilidad de que el país abandone la Unión Europea. A esta propuesta, los medios no tardaron en bautizarlo como Dexit e inmediatamente comenzaron a posicionarse tanto los conservadores como los nacionalistas y los liberales alemanes. Evidentemente el Dexit es una idea incipiente de una parte muy pequeña de la sociedad, pero ya está planteada y habría que ser cautos sobre los efectos que podría causar en la economía europea y mundial, si esta idea se hiciera popular entre la población alemana.

Si el Dexit se produjera, significaría el fin del sistema monetario europeo como lo conocemos y la muerte del euro como la única moneda que aún le planta competitividad al dólar de los Estados Unidos, pues la fortaleza de la economía alemana, sostiene en buena medida la fortaleza del euro. El Dexit, entre otros efectos, plantearía la posibilidad de que Alemania volviera a usar el marco como moneda de curso legal y la idea no suena tan descabellada si pensamos en la depreciación de 8.34 por ciento que ha tenido el euro frente al dólar de Estados Unidos en los últimos seis meses.

Además de que el Dexit llegaría a devolverle a Alemania el control de su política monetaria, resumiría el sentimiento entre la población de que el país es el sustento y pilar de la Unión Europea y que estarían ya cansados de subsidiar a las economías más débiles y con problemas de déficit público como Grecia y República de Irlanda, entre otras.

Pero aunque el Brexit y el Dexit tienen un diferente nivel de desarrollo y de madurez, no son los únicos planteamientos para abandonar la Unión Europea. Desde las campañas políticas para elegir presidente en Francia en el año 2017, elecciones que ganó Emmanuel Macron, las propuestas políticas de los partidos ultraconservadores contemplaban el Frexit, que es el nombre que se le puso a la idea de abandonar la Unión Europea. Esta propuesta tomó más fuerza en el último mes, a raíz de las manifestaciones de los llamados “chalecos amarillos”, quienes entre sus peticiones esta la revisión de los acuerdos sobre precios de energéticos y salarios de la población francesa y la posibilidad de salirse de los acuerdos comerciales europeos.

El Frexit viene a representar para Francia, más que una propuesta razonada para abandonar la Unión Europea, un mecanismo de presión para las políticas económicas del gobierno de Macron. Pero la idea ya está planteada y los efectos que el Frexit pudiera tener sobre la economía europea serían tan catastróficos como los del Dexit.

Aunque también se ha planteado de manera más discreta la posibilidad de que otros países abandonen la Unión Europea como Italia, Dinamarca y Suecia, tanto el Brexit, el Dexit, el Frexit y todos los “exit” que surjan en el futuro, la desbandada europea está en la mente de muchos.

Tal vez estamos ante un panorama que puede cambiar la historia y quizá regresemos a tener una Europa como hace 40 o 50 años en la que los acuerdos comerciales y económicos eran bilaterales y multilaterales entre los países, pero creo que también estamos ante la oportunidad histórica de replantear una nueva Unión Europea, más moderna y flexible, con reglas claras en los temas de mayor preocupación para los europeos: inmigración, reformas laborales y moneda común.

El autor es economista y profesor de Finanzas y Economía de la Escuela de Negocios del Campus Monterrey.

Opine usted: edcarbaj@itesm.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.