La corrupción somos todos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La corrupción somos todos

COMPARTIR

···
menu-trigger

La corrupción somos todos

bulletConsidero que el combate a la corrupción empieza desde una educación moral desde el seno de la familia, pasa por la escuela, sigue en las empresas, en los servicios que usamos y un gran etcétera hasta que nos morimos.

Opinión MTY Wiki-litico Miguel Moreno Tripp
26/03/2018
Actualización 26/03/2018 - 8:09
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Miguel Moreno TrippFuente: Cortesía

El World Economic Forum tiene todo un capítulo dedicado a la corrupción. Hay artículos muy interesantes que van desde el lograr el reconocimiento del público (public awareness), Estado de Derecho, Integridad de las empresas, Transparencia y Gobierno abierto, entre otros ejes.

A principios de este mes publicó un artículo que, en una traducción libre podemos decir que dice: “¿Por qué tenemos que replantear la educación para acabar con la corrupción?”. De hecho, usa el concepto de “reimaginar”, es decir, plantear desde cero la educación para acabar con ese flagelo. Digo, si es que realmente es lo que queremos, porque faltaría ver eso.

Como punto de arranque menciona que se debe de evolucionar de los cursos tradicionales de cumplimiento y ética, ya que rápidamente se vuelven un “check the box” y los administrativos reportan a la Dirección -y ésta no verifica- que ya todos tomaron los cursos.

Hace mención de cómo las aulas logran una transferencia de conocimiento, pero generalmente no logra cambios en el comportamiento. Esto es un concepto muy interesante. Un siguiente punto es el uso de la tecnología, por supuesto. Sin embargo, el medio importa, pero sobre todo el contenido y éste estará dado por el análisis que hagan el eGovlab / Universidad de Stockholm.

Según AMLO, con que él solo no sea corrupto, logrará que todo México no lo sea y con eso se ahorran carretadas de dinero como para mantener a cuanta persona quisiera ya no trabajar. ¿Leyes o reglamentos anticorrupción? ¿Para qué? Bueno, en realidad no es el único que las desdeña. Si preguntamos a la población en general, “A tal o cuál gobernador no le han hecho nada”, “no han tocado a ningún ex Presidente”, etc. Puede ser que yo sea de los pocos que pensaría que sí se necesita el andamiaje legal para realmente acabar con la corrupción. Aunque sea solo para evitar la impunidad. Pero esas son ideas mías.

Por el otro lado, si no ha podido con la gente de que se rodea que ha sido corrupta, ¿cómo podrá con todo el país? Desde el Señor de las Ligas, su ex tesorero del DF que fue pescado con las manos en la masa, quise decir en el mazo de cartas en Las Vegas. El de la delegación del DF que no llegó a ser electo sino por lo que dijo su dedito, la diputada transportadora de efectivo. No pudo con ellos, menos a nivel nacional.

Considero que el combate a la corrupción empieza desde una educación moral desde el seno de la familia, pasa por la escuela, sigue en las empresas, en los servicios que usamos y un gran etcétera hasta que nos morimos. Y aún más, con el ejemplo que les dejamos a los hijos.

La pregunta será ¿realmente queremos acabar con la corrupción? ¿Vamos a pagar los impuestos? ¿vamos a respetar los reglamentos desde el de tránsito?¿no compraremos o bajaremos música o películas piratas? La corrupción empieza -y acaba- en uno mismo.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcionar asesoría en temas de Finanzas Corporativas. morenotrip@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.