La conversación como elemento clave en las organizaciones
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La conversación como elemento clave en las organizaciones

COMPARTIR

···

La conversación como elemento clave en las organizaciones

Es necesario reflexionar en torno a cómo nos comunicamos no sólo de manera virtual, sino cómo esa práctica está permeando la manera de conversar presencialmente.

Opinión MTY Pasión por el Talento ®️ Diana Cárdenas
07/06/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Diana Cárdenas
Diana Cárdenas Fuente: Cortesía

La magia de las relaciones surge de las conversaciones, pero ¿qué es la conversación? Es una danza armónica; un ir y venir de palabras que expresan una intención. Las conversaciones tienen cierto alcance, calidad y carácter, elementos que en ocasiones se ven limitados por el uso excesivo de las tecnologías digitales.

Sin duda el tener la posibilidad de participar en diferentes “chats” a través de nuestros dispositivos sin necesidad de estar físicamente presentes conlleva grandes ventajas como la optimización de tiempo. Sin embargo, también es cierto que paradójicamente estas dinámicas a veces devienen en aislamiento y enajenación.

Es necesario reflexionar en torno a cómo nos comunicamos no sólo de manera virtual, sino cómo esa práctica está permeando la manera de comunicarnos presencialmente.

¿Cómo son nuestras conversaciones en la familia y el trabajo? ¿Estamos realmente presentes?

La conversación tiene qué ver con el acto de hablar, pero hablar y conversar son cosas diferentes. En la conversación hay turnos; hay intercambio; hay un ritmo de palabras y silencios que nos permiten conectarnos con los otros, conocerlos y conocernos a nosotros mismos.

Pero al parecer, hemos pasado por alto esas valiosas cualidades de la conversación. Juddy Apps, en su libro The Art of Conversation, señala que no nos han enseñado a apreciar el extraoridnario potencial de la conversación. Afortunadamente, cada vez hay más consciencia en torno al tema.

El Center for Organizational Learning del MIT, por ejemplo, está realizando investigaciones sobre el papel que desempeña la conversación como elemento clave en las organizaciones. El Cirque du Soleil, por su parte, cambió desde el 2016 el tradicional método de evaluaciones por una práctica que tiene como pilar el diálogo con los empleados.

“Dialogue avec les talents” es el programa que en palabras de Stéphane Lebeau, VP de Talento de la compañía canadiense, le permite conocer de viva voz cómo se sienten los empleados con respecto a su desempeño y reconocimiento dentro de la empresa.

Pensar en la comunicación como aliada estratégica en las organizaciones es imprescindible porque la comunicación es transversal a todas las áreas de la empresa y de la vida.

Las empresas, como los seres humanos, son sistemas cuyo devenir se da en el lenguaje; y ese lenguaje lejos de ser pasivo es generativo, es decir, crea realidades. En mi experiencia como facilitadora de talleres de comunicación y escritura he visto cómo a través de la conversación surge la empatía y la creatividad.

De acuerdo con el informe anual 2018 publicado por la Comisión Nacional de Inversiones Extranjeras de la Secretaría de Economía (SE), Nuevo León alcanzó 4 mil 260.5 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa (IED).

En este panorama de la entidad con mayor inversión extranjera directa en el país, existe una enorme área de oportunidad para propiciar en las empresas una comunicación que represente un puente de entendimiento con otras culturas.

He tenido la oportunidad de colaborar en equipos interculturales y la experiencia es la misma: cuando se abre un diálogo genuino y una escucha auténtica –más allá de las barreras de nacionalidad– florece el reconocimiento y el aprendizaje colaborativo.

La autora es Editora de la Revista ERIAC Capital Humano y facilitadora de Procesos de Comunicación en Equipos de Trabajo.

Opine usted: editorial@eriac.com.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.