Monterrey

Karla Nava: El rol del “Cuarto de Junto” en la negociación de acuerdos comerciales de México

El singular mecanismo de consulta pública en la modernización del TLCAN.

En los últimos años, México se ha caracterizado por una política comercial de apertura y liberalización de la economía, disminuyendo barreras o eliminando los obstáculos al comercio exterior, a pesar de las fuertes medidas proteccionistas impuestas por Donald Trump, presidente de los Estados Unidos desde 2017. La política comercial de los países se refiere al conjunto de regulaciones e iniciativas de cada gobierno que definen en gran medida su intervención en el comercio internacional y sus relaciones económicas.

Según Charles Hill (2015) autor de diversos libros de negocios internacionales, la política comercial de los países, se basa en siete instrumentos principales: aranceles, subsidios, cuotas de importación, limitación voluntaria de las exportaciones, requisitos de contenido local, políticas administrativas y políticas antidumping, como es el caso de cuotas compensatorias ante prácticas desleales de comercio. Los diferentes sistemas económicos y políticos definen en gran medida el grado de intervención del gobierno en el comercio internacional. Por lo tanto, se puede concluir que la política comercial hace referencia al manejo del conjunto de instrumentos al alcance del Estado, para mantener, alterar o modificar las relaciones comerciales de un país con otro. Si bien es cierto que una política de libre mercado no siempre beneficia a todos por igual, la mayoría de los argumentos indican que es la mejor política que un gobierno pueda seguir (Hill, 2015).

Al día de hoy México cuenta con cuenta con 13 tratados de libre comercio, lo que se traduce en relaciones comerciales con 52 países, aunque hay que aclarar que los países de Malasia y Brunei están pendientes de ratificar el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT), principalmente por las prioridades que enfrentan esos países en temas de la Pandemia, así lo comentó Guillermo Malpica, ex integrante del equipo de modernización del TLCAN de la SE, en una de nuestras charlas.

La Subsecretaría de Comercio Exterior es la instancia del Gobierno Federal facultada para llevar a cabo la negociación, administración y defensa de los tratados y acuerdos internacionales de comercio e inversión. Uno de sus objetivos principales es la de negociar nuevos acuerdos comerciales y de inversión, a fin de diversificar el comercio exterior y consolidar a México como potencia exportadora y destino de inversión tal como lo establece el Plan Nacional de Desarrollo. Si bien es cierto que esta Subsecretaría está facultada para este propósito, para efectos operativos, se designa a un equipo de expertos en la materia, para liderar la negociación, como sucedió de 2017 a 2018 durante el proceso de modernización del TLCAN, ahora conocido como T-MEC.

Es importante comentar, qué si bien las negociaciones comerciales son lideradas por el equipo negociador por parte del gobierno mexicano, la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones (2019), permite la participación del sector privado con el gobierno. Dicha Ley, considera como órganos de consulta y colaboración a las cámaras, asociaciones y confederaciones, y el gobierno deberá consultarlas en todos aquellos asuntos vinculados con las actividades que representan. Una de las asociaciones más representativas del sector privado es sin lugar a dudas el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) creado en 1975 como organismo cúpula del sector empresarial.

Previo al inicio de la renegociación del TLCAN en 2017, la SE convocó al CEE a participar en las rondas de renegociación del tratado, y éste a su vez, convocó, a través del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Comerciales (CCENI), la instalación del "Cuarto de Junto" en su rol consultivo de la sociedad civil con la participación de más de 300 participantes. En conversaciones con Kenneth Smith Ramos, ex jefe negociador del TLCAN del gobierno mexicano y Moisés Kalach Mizrahi, ex coordinador general del CEENI, el "Cuarto de Junto" es un órgano de consulta único que permite la participación del sector privado y sociedad civil en las negociaciones de acuerdos comerciales del gobierno mexicano. Son designaciones desde la cúpula empresarial y no por el gobierno, pero que en conjunto buscan defender los intereses del país. A diferencia de los sistemas de consulta en Estados Unidos y Canadá, en México, la cooperación entre sectores público y privado se da antes, durante y posterior a un proceso de negociación. El "Cuarto de Junto", tiene sus orígenes desde la negociación del TLCAN en los noventas, cuando un "Cuarto" de Junto" recién creado facilitó y concretó el tratado comercial más emblemático de la región Norteamérica, el TLCAN.

Como se mencionó anteriormente, una de las peculiaridades del "Cuarto de Junto" es el fiel compromiso y vocación de defensa de los intereses del sector privado representado. Sin embargo, la experiencia de sus integrantes es lo que también lo convierten en único. Al día de hoy, podemos encontrar entre sus miembros a expertos como Herminio Blanco, ex Secretario de Economía y Fomento Industrial (SECOFI) del gobierno mexicano, pieza clave en la negociación original hace más de 26 años. En la pasada modernización del TLCAN, la participación, acompañamiento y dialogo del sector privado con el gobierno facilitó la comprensión de los beneficios del acuerdo no solo en México, sino también en los Estados Unidos, principalmente, con otros grupos empresariales, algunos congresistas, y hasta gobernadores en estados clave de la unión americana. Este cabildeo en los Estados Unidos permitió en gran medida avanzar en ciertos temas sensibles en los capítulos negociados como reglas de origen y el valor de contenido en el sector de autopartes.

Sin embargo, el escenario anterior no está garantizado. A principios de este año, Moisés Kalach presentó su renuncia como líder del "Cuarto de Junto" y aunque sigue participando desde la Coordinación de la Estrategia Bilateral México-Estados Unidos del CCE, manifestó a diferentes medios de comunicación que el gobierno actual no había sabido valorar el instrumento de "Cuarto de Junto" ni el talento de sus integrantes (Hernández y Usla, 2020). Como sabemos, el T-MEC entró en vigor el 1° de julio de este año, en plena crisis por la Pandemia del COVID-19, y si bien es un logro del equipo negociador de México, las dudas en el sector privado permanecen. Existe la disposición del CCE de seguir acompañando al gobierno mexicano en los siguientes procesos de consulta en negociaciones comerciales a través del mecanismo "Cuarto de Junto" y el Gobierno actual no lo niega, sin embargo, las dos líneas tendrán que encontrar un punto de encuentro a la brevedad pues solo la colaboración y participación de todos los sectores favorecerán un proyecto a largo plazo para México, principalmente en el tema comercial, ante un mundo tan incierto y desglobalizado.

------------------------------------------------

La autora es Directora de la Licenciatura en Negocios Globales y Profesora Investigadora de la Escuela de Negocios de la UDEM. Es Doctora en Ciencias Administrativas por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Global MBA por el ITESM y Thunderbird, y Licenciada en Estudios Internacionales por la UDEM. Especialista en Estudios de la Frontera México – Estados Unidos por El COLEF. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del CONACYT.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.