José F. Gutiérrez: Menos perfeccionismo más autoestima
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

José F. Gutiérrez: Menos perfeccionismo más autoestima

COMPARTIR

···
menu-trigger

José F. Gutiérrez: Menos perfeccionismo más autoestima

bulletEn la vida los exitosos son aquellos que a pesar de no ser perfectos, tienen la valentía de hacer que las cosas sucedan.

Opinión MTY Espacio IMMEX FRANCISCO GUTIÉRREZ
25/02/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
José Francisco Gutiérrez Gallegos
José Francisco Gutiérrez Gallegos Fuente: Cortesía

La gente que es perfeccionista sufre porque quiere hacer todo perfecto, vive y decide todo con un miedo no visibles pero que está ahí presente, ya que siempre en su mente piensa que todo se puede mejorar y siempre hay un cuestionamiento interno, lo habré hecho Bien.

El perfeccionista tiene unas creencia tales como: “si lo hago perfecto será excelente”, “si lo hago perfecto estará bien” o “si lo hago sin error tendré paz.”, “solo yo lo puedo hacer bien para que salga perfecto”.

El perfeccionista pone en el resultado su autoestima y esto es lo que hace que no disfrute sus actividades,

El perfeccionista mira la meta y cree que tiene que llegar de manera perfecta sin ninguna complicación y que el resultado tiene que ser excelente, piensa que todo lo tiene que hacer perfecto y esto le genera el más grande de los problemas que es el gran miedo al error o fracaso, es decir ven el error y el fracaso como algo terrible que te hace retroceder y te bloquea en tu crecimiento.

Ven al error como algo que te quitara la paz que te estorbara para la excelencia, no ven al error o fracaso como el medio de aprendizaje que tienes que tener.

Los errores son parte de la vida, del aprendizaje, del crecimiento y como medio para crecer, aprender y desarrollarte.

El perfeccionista no comprende que superar los errores y dificultades hacen que aumente su autoestima por el sentimiento de logro que le da hacerlo.

Los perfeccionistas no se dan la oportunidad de fallar, no disfrutan la jornada no aceptan que el éxito está compuesto de la suma de pequeños fracasos.

Ellos creen que valen por lo que hacen no por lo que son. La gente exitosa en el caso contrario trabajan y viven sin miedo al error o fracaso, saben que esto es parte del éxito, no piensan mucho respecto a lo que tienen que hacer, calculan los riesgos y toman decisión trabajando sin miedo.

Además saben que nada es perfecto y todo es perfeccionable en el camino. Ellos son los grandes visionarios los que toman riesgos, los que se caen mil veces y se levantan, aquellos que saben que comenzar a caminar es el mejor medio para saber cuántos obstáculos tendrán que brincar, y estos más que verlos como barreras los usan como trampolines para llegar a su meta.

Los exitosos tienen su autoestima alta porque se han caído muchas veces pero más veces se han levantado.

Sabe que valen por lo que son y nunca por lo que hacen. Quiere saber si eres perfeccionista pregúntate: ¿Cuándo empiezas algo te preocupa equivocarte? ¿Si cometes un error sientes que todo se estropea? ¿Cuándo realizo algo no me puedo relajar hasta que salga bien? ¿Tengo metas muy elevadas difícil de alcanzar? Si respondiste más de un sí, eres perfeccionista.

Si respondiste no seguramente sabes que en la jornada a cumplir tus metas hay muchas, barreras, obstáculos y situaciones no planeadas, pero el éxito de la jornada radica en usar estas como trampolín y no como excusa.

En la vida los exitosos no son los perfeccionistas son aquellos que a pesar de no ser perfectos tienen la valentía de hacer que las cosas sucedan.

Razón por la cual te invito a vivir sin miedo y cada vez menos perfeccionista, disfruta tu viaje.

El autor colabora como asesor del Comité de Excelencia operacional de Index Nuevo León.

Redes sociales: Francisco Gutiérrez Lean coach

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.