José A. Cárdenas: Recordando el futuro, reflexiones sobre el 2020
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

José A. Cárdenas: Recordando el futuro, reflexiones sobre el 2020

COMPARTIR

···
menu-trigger

José A. Cárdenas: Recordando el futuro, reflexiones sobre el 2020

bulletUna buena parte de los procesos de Recursos Humanos están basados en aprovechar la movilidad tecnológica.

Opinión MTY Pasión por el talento ERIAC José A. Cárdenas
03/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
José Antonio Cárdenas Marroquín
José Antonio Cárdenas MarroquínFuente: Cortesía

George Orwel, el controvertido periodista y novelista inglés del siglo pasado, se caracterizó por oponerse abiertamente al totalitarismo y la injusticia social. Un excelente ejemplo de su obsesión y anticipación por las tecnologías que nos vigilan en el día con día, fue la descripción de una distópica sociedad en su novela “1984”, en donde asegura que aquel sector que tiene control del presente puede reescribir el pasado a su antojo y conveniencia y, en consecuencia, conducir a la sociedad hacia lo que vaya a suceder en el futuro. ¿Podemos realmente influir en el presente diseñando el futuro?

Mi amigo y colega Jorge Zavala Ontiveros propone que un paso previo a la innovación sistemática es precisamente describir en tiempo pasado lo que pretendemos que suceda en el futuro. En sus palabras: “recordar el futuro es compartir un sueño que tienes, liberar tu mente al grado de poder narrar lo que representó transitar por un camino que apenas estás por emprender”.

Bajo esta óptica y con el apoyo de investigaciones recientes del UNUM Group aplicadas a nuestro entorno, es interesante intentar describir lo “que sucedió” durante el 2020.

El tema de inteligencia artificial circuló por los corredores de las empresas regiomontanas, para eventualmente alojarse en el lugar de trabajo de los responsables de la gestión. No fue sencillo dilucidar cómo esta megatendencia podría darle a Capital Humano un apalancamiento tecnológico sin precedentes.

No obstante, algunas organizaciones vanguardistas desplegaron iniciativas para anticiparse a las necesidades y preferencias de sus empleados utilizando las ciencias de los grandes datos; de igual manera, lograron rediseñar su oferta de aprendizaje con herramientas de “machine learning”.

Durante el 2020 finalmente se despejó el cielo para dejar claro que todo hay que subirlo a La Nube: no solo “respaldar” todo en este repositorio digital, sino confiar en los avances de la cyberseguridad para aprovechar sus atributos de almacenamiento y movilidad. Prácticamente todas las empresas regiomontanas cuentan por lo menos con un proceso de Recursos Humanos en La Nube; las más vanguardistas están planeando subir todos sus procesos críticos para el 2022.

Visto en retrospectiva, habiendo transcurrido el 2020, no resulta extraño que una buena parte de los procesos de RH, están basados en aprovechar la movilidad tecnológica: subirse a bordo, gestionar compensaciones y beneficios, capacitarse e inclusive “bajarse del barco” es posible ahora, después del esfuerzo coordinado de las áreas de Capital Humano de instalar soluciones digitales integradas de gestión. El beneficio para convertirse en organizaciones “sin papel”, no se dejó esperar.

Otro tema que adquirió popularidad durante el 2020 y llegó para quedarse en nuestras empresas, fue la “realidad argumentada”, término que se acuñó en el camino de la toma de decisiones relacionadas con la gestión del talento, basada en hechos y datos. Nunca antes se había fortalecido la credibilidad de RH sin el uso inteligente de información y datos.

Aunque todavía no se logró conocer bien el concepto y su aplicación, durante el 2020 fue común el interés de las organizaciones por comprender modelos distribuidos, seguros y confiables para gestionar transacciones (“blockchain”). A diferencia de los repositorios digitales distribuidos tradicionales, esta tecnología está diseñada para evitar violar o alterar la información, atributos que la hacen atractiva para el manejo distribuido de información sensible.

Recordar el futuro con esta claridad nos permite en muchos sentidos construir lo que queremos y debemos hacer en el 2020, sin dejar de reconocer las áreas de oportunidad y restricciones de orden práctico que delimitan los resultados esperados. ¿Estamos listos para iniciar el recorrido?

El autor es Vicepresidente de Comunicación e Imagen de ERIAC Capital Humano editorial.

Opine usted: editorial@eriac.com.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.