Jorge Paredes: Pausa en los negocios y oportunidades
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Jorge Paredes: Pausa en los negocios y oportunidades

COMPARTIR

···
menu-trigger

Jorge Paredes: Pausa en los negocios y oportunidades

bullet¿Qué pasará con los mercados inmobiliarios?.

Opinión MTY Panorama Inmobiliario Jorge Paredes
25/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Jorge Paredes Guerra
Jorge Paredes GuerraFuente: Cortesía

Los cierres temporales de fronteras entre los países, restricción masiva de vuelos, así como la cancelación de clases de todas las escuelas, dependencias de gobierno y de bastantes negocios ordenados por las autoridades de los diferentes niveles de gobierno de todo el mundo, que iniciaron en China, ya se han propagado a todos los países de Asia, Europa, América y África por la decretada pandemia del coronavirus rebasa todo precedente histórico.

La pausa obligada en la mayoría de los seres humanos de nuestro universo nos abre la ventana para ver y aclarar muchas realidades.

La sociedad de nuestra época moderna carece siempre de tiempo y dispone de exceso de comunicación virtual a través de teléfonos inteligentes donde se consume gran parte del tiempo de nuestras horas hombre de un día de trabajo. El obligado receso nos invita hacer una inversión adecuada de nuestro tiempo disponible en estos momentos de crisis para dirigirlo en lograr reflexionar para tomar mejores decisiones y alcanzar nuestro niveles de bienestar que verdaderamente deseamos para nosotros, nuestros seres queridos y la comunidad donde vivimos.

Sin lugar a dudas, veremos al final del 2020 que casi todos los países no alcanzarán sus metas de crecimiento que establecieron para sus economías desde el año anterior, sino al contrario, retrocederán. A nivel de las empresas sucederá algo similar salvo algunas que como lo recomendamos hace 15 días conviertan la presente crisis en oportunidad.

A río revuelto la ganancia es de los pescadores audaces. Podemos contemplar verdaderas oportunidades en los mercados, que reaccionaron a los eventos de manera inmediata, ya que vemos que las bolsas de valores de todo el mundo cayeron.

El petróleo que es el líquido y que mueve la economía mundial se derrumbó, los activos sólidos como el oro y la plata también, las novedosas criptomonedas descendieron fuertemente, nuestro peso mexicano siguió la misma ruta depreciándose. Y la obligada pregunta es: ¿qué pasa con los mercados inmobiliarios?

Por su propia naturaleza, los precios del principal activo inmobiliario que es una vivienda normalmente van constantemente en ascenso. El famoso Case-Shiller Home Price Indexes de los Estados Unidos, que inició publicándose en 1987, siempre lo hemos visto con crecimiento salvo el ajuste temporal que sufrió con la gran recesión mundial del 2007-2008. En nuestro país, el Índice de Precios de la Vivienda que publica desde el año 2006 la Sociedad Hipotecaria Federal nunca ha tenido un retroceso, aunque sí ha bajado su tasa de crecimiento anual en los años 2010-2012. Para poder apreciar su dinámica de crecimiento, les comento que el primer semestre del 2019 el Índice de Viviendas Nuevas creció a nivel nacional en un 9.1 por ciento.

Pero sin lugar a dudas, los precios de los bienes raíces en este año también pueden caer al igual que está sucediendo con casi todos los mercados que arriba analizamos. Por lo que aquí conviene recordar los sabios consejos de los abuelos: “Compra cuando te venden y vende cuando te compran”. En estos últimos días desde que se inició el cierre de las escuelas y las recomendaciones de no salir de sus hogares, hemos logrado cerrar operaciones de renta y de venta de inmuebles donde se han concretado a precios inferiores a los que en un mercado estable y tranquilo se hubieran realizado. Pero cabe destacar que son operaciones de “ganar-ganar” porque al final ante la nueva realidad de los negocios ambas partes salieron beneficiadas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.