Monterrey

Jesús Garza: El T-MEC será el motor de crecimiento del país

El promedio de crecimiento para México según las últimas encuestas de analistas del sector privado, indican una expansión de cerca del 4 por ciento anual para este año.

La economía se contrajo 8.5 por ciento en 2020, la peor caída desde la Gran Depresión de la década de los 30s. Aún falta analizar los componentes de la demanda agregada del año en su totalidad que publica el INEGI, pero es probable que la economía no se contrajo en dos dígitos gracias al sector externo. Es decir, el T-MEC está ayudando a limitar el impacto adverso de la pandemia en la economía nacional. De hecho, las exportaciones manufactureras (las más importantes del país) ya recobraron su nivel pre-pandemia.

Lo anterior se explica por la integración comercial que existe entre México y sus vecinos del norte, sobre todo Estados Unidos. Este último se está recuperando de manera vigorosa debido a una política económica contra-cíclica. Primero, por una política monetaria ultra expansiva, con un rango de la tasa de interés objetivo de cero a 0.25 por ciento por un periodo prolongado de tiempo, y segundo, por una política fiscal agresiva de 1.9 billones de dólares que se aprobó en el congreso de ese país la semana pasada.

Así, los últimos pronósticos de crecimiento de EUA se han revisado al alza y es probable que ese país recupere su PIB de 2019 hacia mediados de este año. En contraste, se espera que la recuperación del PIB mexicano se de apenas en 2023 o 2024. El dinamismo de la economía estadounidense son buenas noticias para México. Como consecuencia, también se han revisado los pronósticos de crecimiento de México al alza. El promedio de crecimiento para México según las últimas encuestas de analistas del sector privado, indican una expansión de cerca del 4 por ciento anual para este año.

El problema para el país es de mediano plazo. Así como el sector externo son buenas noticias para el crecimiento nacional, la demanda interna se recupera muy lentamente. Se perdieron cientos de miles de Pymes por la falta de apoyos fiscales (menos de 1 por ciento del PIB) y con ello se fueron millones de plazas laborales. Esto está contribuyendo a una muy lenta recuperación del consumo privado. Aunado a ello, la inversión fija bruta ya ligó 22 meses en contracción lo que disminuirá la capacidad productiva de la economía y mermará el potencial de crecimiento del país. Las políticas económicas recientes como la contra reforma energética del gobierno federal solo ayudarán a disminuir más a la inversión.

Así, las últimas encuestas ya sugieren que el promedio de crecimiento de mediano plazo del país se ha reducido a 2 por ciento anual. Sin medidas urgentes para reactivar la demanda interna o la inversión estaremos atados al sector externo como único componente para crecer. Paradójicamente, el LIBRE MERCADO internacional, ideología que es criticada por esta administración, será la única palanca de crecimiento para el país.

El autor es director general de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas de EGADE Business School. Tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido. Fue el economista en jefe para México de Itau BBA, director general adjunto de Organismos Financieros Internacionales en la SHCP e investigador en el Banco de México.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.