Jesús Garza: El 2020 será un año difícil para la economía
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Jesús Garza: El 2020 será un año difícil para la economía

COMPARTIR

···
menu-trigger

Jesús Garza: El 2020 será un año difícil para la economía

bulletLa inversión fija bruta cayó a tasas no vistas desde la última crisis financiera internacional, el consumo privado moderó su ritmo de crecimiento y el gasto de gobierno presentó un retraso importante en su ejecución.

Opinión MTY JESÚS GARZA VISOR ECONÓMICO
02/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Jesús Garza
Jesús GarzaFuente: Cortesía

El 2019 se registrará probablemente un crecimiento nulo o negativo según las últimas estadísticas reportadas por el INEGI. La inversión fija bruta cayó a tasas no vistas desde la última crisis financiera internacional, el consumo privado moderó su ritmo de crecimiento y el gasto de gobierno presentó un retraso importante en su ejecución. El único componente de la demanda agregada que repuntó fueron las exportaciones netas, sobre todo manufactureras. Las buenas noticias se dieron con la inflación que convergió al centro de la meta de Banxico resaltando que el componente subyacente ya comenzó a desacelerarse. ¿Qué podemos esperar para este 2020? .

Parece que este año habrá una recuperación en el crecimiento económico que dependerá de la inversión en el país. Recientemente se anunciaron proyectos de infraestructura importantes con un valor estimado de 800 mmdp que será fundamental para reactivar a la economía. Cabe resaltar que gran parte de estos proyectos se financiarán con el sector privado. Por otro lado, se comienzan los grandes proyectos del gobierno federal como la refinería Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía. Aunado a esto, podremos esperar un mayor influjo de inversión privada relacionada con la ratificación en EUA del T-MEC que retrasó algunas decisiones de inversión en el país. Por el lado del consumo privado es probable observar un incremento en el gasto por el aumento en el salario mínimo, que aunado a una baja inflación incrementará la masa salarial real de la economía.

No obstante lo anterior, existen riesgos importantes que pueden desalentar el ritmo de crecimiento en la economía. Primero, por la reciente desaceleración de las exportaciones manufactureras del país, sobre todo hacia EUA. Desde octubre la balanza comercial muestra tasas de crecimiento negativas. Si bien la economía de EUA se mantiene sólida, esto se debe al consumo privado y no a la industria. Los indicadores adelantados de la actividad manufacturera de EUA sugieren una contracción. Segundo, por la posible caída en la recaudación tributaria del gobierno federal. Tanto el IVA como el ISR presentan caídas importantes este año. Sobresale el IEPS que está compensando la falta de ingresos del gobierno federal. Sin una reforma fiscal pronto es probable que el gasto de gobierno se vea afectado este año. Tercero, por la posible reducción en la calificación crediticia del país. Si bien el gobierno federal terminará el año con un superávit fiscal primario, lo mismo es probable que no suceda en 2020 por la presión en los ingresos federales. A esto le añadimos la fuerte caída en los ingresos petroleros.

Por último, está el riesgo de una reversión gradual de la reforma energética que atrae casi el 50 por ciento de la inversión extrajera directa. Los recientes pronunciamientos hacia mayor control monopólico de las empresas productivas del estado son un riesgo latente hacia adelante. Así, estimo que la economía crecerá 0.9 por ciento este año pero con muchos riesgos a la baja.

¡Feliz Año Nuevo!

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.