Javier Amieva: Las protestas masivas, políticas y feministas en el mundo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Javier Amieva: Las protestas masivas, políticas y feministas en el mundo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Javier Amieva: Las protestas masivas, políticas y feministas en el mundo

bulletLos ciudadanos están perdiendo la fe en los líderes en sus instituciones y democracia, lo que los lleva a la violencia.

Opinión MTY DESDE TEXAS Javier Amieva
09/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Javier Amieva
Javier AmievaFuente: Cortesía

En un extenso reporte de El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), que es una organización bipartidista de investigación de políticas sin fines de lucro dedicada a promover ideas prácticas para abordar los mayores desafíos del mundo, se analizaron las protestas masivas en el mundo que aumentaron anualmente en un promedio de 11.5 por ciento de 2009 a 2019.

Subrayo a continuación algunas interesantes conclusiones y puntos de apoyo del mismo:

• El análisis de los impulsores subyacentes de este crecimiento –del 11.5 por ciento-, sugiere que la tendencia continuará, lo que significa que es probable que aumente el número y la intensidad de las protestas mundiales.

• Las protestas han dado lugar a una amplia gama de resultados, que van desde cambios de régimen y acomodación política, pero lamentablemente –como en México-, violencia política prolongada con muchas bajas.

• Los factores que podrían aumentar la tasa de marchas y protestas incluyen la desaceleración de la economía mundial, en países más desarrollados.

• La intromisión extranjera o política interna a través de forzar la desinformación y otras tácticas masivas.

Además, se produjeron protestas antigubernamentales en 114 países desde Beirut a Barcelona y Hong Kong, más de 37 países experimentaron movimientos masivos contra el gobierno solo en los últimos meses del 2019.

Y durante el curso de 2019, 31 por ciento más que hace solo una década, jefes de gobierno renunciaron u ofrecieron hacerlo en Líbano, Iraq, Bolivia, Argelia. Sudán y muchos más regímenes desplegaron milicia y fuerzas policiales especializadas para contener a los manifestantes en medio de una oleada de descontento (como el caso de Hong Kong e Irán). Cerrar y censurar internet ha sido común en la India, Pakistán, Siria y Turquía.

En particular, las economías avanzadas no han sido inmunes a esta ola de agitación. De hecho, las protestas civiles contra el gobierno crecieron a un ritmo más rápido en Europa y América del Norte que el promedio mundial. Desde la toma de posesión del presidente Donald Trump el 20 de enero de 2017 al 1 de enero de 2020, casi 11.5 millones de estadounidenses participaron en 16 mil protestas a lo largo de Estados Unidos, principalmente en la Capital D.C.

Las protestas globales son eventos cada vez más importantes y de consecuencias geopolíticas. Incluso cuando no logran un cambio político importante, estos eventos son una señal clave dentro de los países y más allá de las fronteras de las relaciones cambiantes entre gobiernos y ciudadanos.

Un factor común y preocupante de esta era de protestas masivas es el vínculo de su promoción y expansión sin líder central. Los ciudadanos están perdiendo la fe en los líderes en sus instituciones y democracia y salen a la calle con frustración y disgusto, esto lleva a violencia catártica como el caso de México en agosto del 2019, donde feministas destruyeron símbolos institucionales –del Hemiciclo a Juárez en CDMX-, lo cual les resta fuerza y credibilidad ante el propio público que tratan de sensibilizar.

En un gran cambio de la historia, las protestas se han silenciado en las últimas semanas probablemente debido al brote del nuevo coronavirus, que ha afectado significativamente a Hong Kong, y desde entonces se ha extendido a otros puntos críticos de protesta como Irán.

En 2019, México vio casos de disturbios, legítimos, aunque de menor escala que los eventos de protesta anteriores, como la supuesta corrupción del antiguo gobierno de Nieto y el secuestro masivo de Iguala del 2014. En mayo de 2019, varios miles de personas marcharon para exigir la renuncia del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) por promesas de campaña incumplidas, incluida la implementación de medidas anticorrupción, frenar la presencia militar y contrarrestar los planes fronterizos de Donald Trump.

Hay una gran variedad de caminos que las protestas pueden tomar, violentos y no violentos, efectivos e ineficaces. Pero los impulsores sociales de las protestas solo se están intensificando, con nuevos factores que pueden acelerar el descontento.

En México, la respuesta presidencial, que asume de facto todas las acciones ejecutivas de los tres poderes, no es una respuesta suficiente porque además ha incursionado en mezclar educación moral, religión y política, esto solo apunta a detonantes de mayor descontento.

La voluntad del Gobierno de Nuevo León en este tema es el silencio, principalmente.

Declaratoria de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en Nuevo León.

A partir del 18 de noviembre de 2016 se dictó la declaratoria y se conformó el Grupo Interinstitucional y Multidisciplinario (GIM) para dar seguimiento y continuidad a las medidas establecidas- por esta alerta-. Señala el sitio oficial de de http://www.nl.gob.mx/alerta-de-violencia-de-genero-contra-las-mujeres y después el silencio... Su última publicación data del 2018.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.