Javier Amieva: Complejo y difícil el panorama para Centroamérica y México, no así para Trump
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Javier Amieva: Complejo y difícil el panorama para Centroamérica y México, no así para Trump

COMPARTIR

···

Javier Amieva: Complejo y difícil el panorama para Centroamérica y México, no así para Trump

En Estados Unidos viven más de 20 millones de mexicanos.

Opinión MTY DESDE TEXAS JAVIER AMIEVA
07/10/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Javier Amieva
Javier AmievaFuente: Cortesía

México y Estados Unidos (EU), siempre han compartido fronteras e historia, sin embargo la nación mexiacana ha compartido más que eso, ha dado una gran parte de su territorio; este fue entregado por razones, como hoy suceden en Centroamérica: porque sus gobiernos han fallado.

En EU vivimos más de 20 millones de mexicanos y el ingreso más alto que tiene hoy México procede de los dineros que los migrantes –legales o no-, envían desde aquí, sin embargo López Obrador ha ordenado que las oficinas y organizaciones que promueven el comercio y el turismo exterior se cierren y se han clausurado; esto representa un gran riesgo que puede hacer de México un estado fallido.

Si bien es cierto que el compadrazgo y el amiguismo –como alega López Obrador-, es un mal que llegaba hasta esas oficinas y organizaciones, pero estas cumplían con su cometido y a través de ellas vi desfilar muchas y exitosas empresas durante más de cuatro décadas que requerían sus apoyos.

Pero no nada más las políticas de López Obrador, desde que inició su carrera promoviendo acciones de desobediencia, violencia e irrupción a los gobiernos desde hace más de tres décadas, sembrando descontento a lo largo de todo México. La histórica toma de pozos petroleros y bienes de producción para estrangular las actividades socio-económicas desde los inicios de su carrera política, los bloqueos de vías de comunicación y otras actividades de violencia social han sido su agenda. Lustros más tarde, cuando sus partidarios ganaban alcaldías y gubernaturas iniciaron el proceso de “venganza” contra los grupos de lo que más tarde se bautizaron como “fifís”, y transgiversando procesos tomados de fallidas republicas pseudosocialistas, el pueblo hoy cree haber ganado lo que “se les había arrebatado por años”.

Pero las actividades de huelgas magisteriales, bloqueos y la utilización de la violencia permitida, so pretexto de “no represión”, quedaron institucionalizadas, para vergüenza de México ante el mundo como parte de la vida diaria. Las consecuencias son algo inevitable: una generación de jóvenes de pobre y casi nula educación que sus “maestros” de la ignominiosa SNTE les imbuyeron en interminables bloqueos y plantones llenos de drogas, asaltos y borracheras, hoy muchos jóvenes consideran que el derecho de tomar lo que quieren por la violencia es lo adecuado, la realidad es que México es un país cuya juventud no tiene futuro.

También, hoy la historia de la frontera sur cobra la factura. Las políticas de lustros anteriores de EU, contribuyeron a fomentar la inseguridad extrema en países de Centroamérica. En 1996, las autoridades estadounidenses aprobaron la "Ley de reforma de inmigración ilegal y responsabilidad de inmigrantes", que condujo a la deportación de decenas de miles de delincuentes condenados a Centroamérica a principios de la década de 2000. Esto a su vez condujo a la expansión de pandillas como la Mara Salvatrucha, MS-13 y la pandilla de la Barrio 18, originariamente nacidas en suelo americano, en toda la región de El Salvador, Guatemala y Honduras, hoy estas representan un esquema de peligrosidad e imbalance social para todo México, sin embargo la administración AMLO negoció tomar el problema a cambio de evitar más abusos bajo las amenazas de la administración TRUMP.

Las guerras civiles de la región de Centroamérica que exporta refugiados, los grupos de “autodefensa” en México y la victoria lograda por el SNTE en contubernio con AMLO, dejan atrás a decenas de miles de jóvenes de familias desmembradas, pobre educación y pobre futuro económico para México.

“Esa realidad, combinada con la desigualdad extrema, las políticas de encarcelamiento bajo control de las mafias y las débiles instituciones judiciales y de seguridad permitieron que las mafias reales, y no las mofetas llamadas “mafias del poder” sean una realidad, hoy no solo revive el señor de las ligas y sus parientes se convierten en jueces y verdugos de sus adversarios políticos, hoy todo México, cada familia que posea desde una bien que venda o rente para subsistir hasta empresas productiva formales, bajo las nuevas leyes –unas vigentes y otras por aprobarse- vivirá en constante peligro de que sus bienes y propiedades le sean confiscadas y rematadas sin más culpa que ellos o algún proveedor sea señalado como defraudador fiscal”.

Si bien la aplicación de la ley es una parte inevitable de la lucha contra el crimen organizado la defraudación fiscal, el contrabando y la lucha contra el espectro de las drogas, las instituciones fundamento de nuestra democracia están desapareciendo bajo el lema de “al diablo las instituciones” y mediante leyes que desbordan los principios constitucionales y las garantías individuales que han brindado una paz relativa y un crecimiento económico en peligro.

Con todo esto, el espectro de la diáspora y la inseguridad económica bajo un gobierno paupérrimamente democrático es el futuro de México.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.