Javier Amieva: Asestan AMLO, Trump y empresarios un golpe bajo a trabajadores de maquiladoras
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Javier Amieva: Asestan AMLO, Trump y empresarios un golpe bajo a trabajadores de maquiladoras

COMPARTIR

···
menu-trigger

Javier Amieva: Asestan AMLO, Trump y empresarios un golpe bajo a trabajadores de maquiladoras

bullet“El gobierno, el sector privado y la sociedad deben alinear los esfuerzos y moverse con agilidad. Es hora de ser audaz”.

Opinión MTY DESDE TEXAS Javier Amieva
18/05/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Javier Amieva
Javier AmievaFuente: Cortesía

La reactivación económica después de la pandemia del Covid-19, es algo tan serio como la epidemia misma. Hoy, las empresas maquiladoras para exportación de México y sus ejecutivos parecen estar de acuerdo con AMLO, y dispensar una efectiva protección económica a trabajadores como ordena, “la voz del Amo”, quien es al fin la de los verdaderos dueños del capital e intereses en estas entidades económicas.

Así las cosas, Carlos Valdez Andrade, presidente de Índex Nuevo León declaró hace unos días que las empresas filiales en otros países de las maquiladoras en México, ya pasaron, por semanas antes la etapa suprema del Covid-19, y que por ello, “las empresas IMMEX no esenciales y esenciales tienen el conocimiento y están listas para reiniciar sus actividades al 100 por ciento, aplicando estándares internacionales de salubridad e higiene para prevenir y contener contagios de la enfermedad”.

En realidad, esto es una falacia ya que si fuera así en México no tendríamos el panorama terrible de la actualidad que se le escapa de las manos al gobierno mexicano.

Pero Index NL sólo está cumpliendo con su papel ante las empresas maquiladoras – IMMEX- pero quizás estas compañías pierden de vista, de que debían de ser ellas y sus agremiados socialmente responsables en toda la extensión de la acepción, los que deben mantener un equilibrio justo de la salud y la economía de sus empleados. Aquí da la impresión de que solo defienden el papel de económicamente-responsables ante los intereses de externos.

Si bien las maquiladoras son altamente generadoras de empleos, en realidad no lo son de impuestos y los capitales son extranjeros, ya que son inversiones que están en México porque les conviene una mano de obra barata, a pesar de que con la reactivación económica temprana pongan en riesgo la salud de sus empleados y familias.

Según publicó a El Financiero hace unos días Index NL y varias de sus empresas amenazan con irse a mejores latitudes, sí México no homologa y adecúa sus planes. Pero irse, pues ¿A dónde?, ¿O se trata de amenazas tipo Trump? En realidad, si estas empresas operan en México es bajo una conveniente simbiosis.

Es cierto, mediante las maquiladoras recibimos cierta y limitada transferencia de tecnología, son generadoras de empleo, de hecho de centenas o millares de empleos, y ofrecen una oportunidad para que los extranjeros inviertan en México, en donde pueden mantener en dichas empresas una planta de 100 trabajadores con lo que apenas mantendrían un equipo de 10 obreros en los Estados Unidos (EU).

Esa es la verdad, ¿De verás creen que es fácil que se vayan? ¿Qué ha hecho Index ante López Obrador para defender estas inversiones y defender al mismo tiempo a sus trabajadores quienes son la razón de la existencia de estas maquiladoras?

Tampoco seré redentor, he sufrido en carne propia las corrupciones de sindicatos y la tortura de las juntas de conciliación, así como las estafas de los sindicatos blancos.

Mire, en las pocas ocasiones como esta, donde la actividad protectora del sindicalismo es necesaria, no aparecen. Las contrapartes de los sindicatos o “uniones” estadounidenses han hecho su labor y presionan a congresistas y al mismo Trump para que presionen a México, como lo han forzado a ser, de hecho un “tercer país seguro” en materia migratoria, para que inicie reaperturas de las plantas productoras de partes automotrices ¡ya!.

¿Dónde están los sindicatos hoy para defender a trabajadores y a sus familias? Con ello han perdido la posibilidad de reivindicarse y seguramente ya están haciendo “cola” en la caja de las maquiladoras de IMMEX, esperando que sea la primera oficina en reabrirse.

Y no es que yo esté a favor de los sindicatos, cuyo papel pasó a la historia hace décadas, pero como dije antes, con esto ratifican que su papel de que ya están de sobra en el esquema productivo-laboral en México.

El centro de Estudios Wilson, una organización independiente y bipartidista, publica una opinión de dos autores mexicanos: “Para reforzar la recuperación de nuestra propia economía y mantener la confianza de quienes han invertido en México, es esencial lograr la mayor sincronización posible de nuestro proceso de reapertura con el de nuestro principal socio comercial. La decisión del Presidente de la República de garantizar que esta sincronización ocurra en la industria automotriz es la correcta”… pero el tiempo es corto y el margen de error es mínimo. En el término inmediato, son necesarias tres líneas de trabajo: (1) estandarizar, en la medida de lo posible, los procesos y criterios comerciales y de salud pública que ayudan a ambos países a proteger nuestras cadenas de producción, incluida la definición de actividades esenciales; (2) fortalecer la coordinación con las autoridades estatales y municipales y (3) asegurar que el despacho de aduanas y las actividades de verificación de salud en la frontera no se conviertan en un obstáculo para nuestro comercio”. Ninguna de las tres condiciones ha sido cubierta a carta cabal. “El gobierno, el sector privado y la sociedad deben alinear los esfuerzos y moverse con agilidad. Es hora de ser audaz”.

Pero además, agregaría yo de ser responsable, actuar acorde con los principios del espíritu de nuestras leyes y no solo obedecer ciegamente los dictados de las economías extranjeras.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.