Invertir o no invertir, ésa es la cuestión
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Invertir o no invertir, ésa es la cuestión

COMPARTIR

···
menu-trigger

Invertir o no invertir, ésa es la cuestión

bulletLa consulta sobre el nuevo aeropuerto y la decisión de cancelarlo nos trajo un ligero retroceso en la Bolsa de Valores y el tipo de cambio del Peso mexicano.

Opinión MTY MUNDO INMOBILIARIO Jorge Paredes Guerra
13/11/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Jorge Paredes GuerraFuente: Cortesía

Recuerdo la célebre frase de William Shakespeare de “Ser o no ser, ésa es la cuestión” en su magistral obra donde Hamlet resume que debe dejar de pensar para actuar. Previo y después a la elección presidencial se generó mucho ruido ideológico en todos los medios de comunicación entre las posturas de la izquierda y la derecha, mucha incertidumbre en las familias y en los mercados acerca de las políticas públicas que nos afecten o que puedan llegar a afectarnos y que seguramente van a ser implementadas por el futuro Gobierno electo.

Hemos visto como el Presidente electo de la República y todos los miembros de su futuro gabinete, así como los diputados y senadores de Morena que ya están en funciones, han sido los principales protagonistas de todas las noticias. La consulta sobre el nuevo aeropuerto y la decisión de cancelarlo nos trajo un ligero retroceso en la Bolsa de Valores y el tipo de cambio del Peso mexicano.

Lo mismo sucedió con la presentación de la Iniciativa de Ley sobre las comisiones cobradas por los bancos. En éste último caso el sólo anuncio hecho por el Presidente electo que en los primeros tres años de su Gobierno no habrá cambios en la legislaciones financieras de nuestro país, logró que de inmediato se recuperara lo perdido previamente.

Muchas imágenes y videos nos envían en los whatsapp donde hay posturas en pro y en contra, las reuniones sociales siempre obligadamente sale a relucir el tema político, así como la incertidumbre sobre el futuro de nuestro País. La comunicación digital es de vital importancia para los negocios en la actualidad y creo que utilizarla en forma adecuada aumenta mucho la productividad de las personas y de las empresas. Sin embargo, observo mucha pérdida de tiempo en discusiones estériles que pudieran dedicarse a producir más bienes y servicios en la economía. Creo que abonamos al crecimiento del país si mejor nos ponemos a trabajar e invertir nuestro tiempo y dinero en nuevos proyectos de inversión inmobiliaria.

Hay muchos ejemplos en la historia de nuestra patria donde las personas y las empresas que le apostaron al futuro del país en la actualidad tienen grandes patrimonios inmobiliarios. Una de las compañías globales consideradas como de las 10 empresas más antiguas del mundo es la fábrica tequilera Jose Cuervo, fundada en 1795. A esta compañía le tocó sortear las grandes turbulencias ocasionadas por las guerras de Independencia, la de Reforma y la Revolución, así como todas las crisis económicas que se ha sufrido nuestra nación y vemos que hoy está más sólida que nunca.

Mi recomendación es que no nos quedemos en la indecisión ni en el mucho pensarle a las cosas y que pasemos a la acción. En un país como el nuestro, tan verdaderamente rico y con uno de los mejores bonos demográficos del mundo, no invertir en bienes raíces es un error. Las familias que conozco que sacaron su dinero del país en los acontecimientos como la Revolución y las crisis económicas pasadas, perdieron muchas oportunidades, y como decía mi abuela: “dejaron pasar los trenes de pasajeros y se subieron después en los cargueros”.

El autor es experto del sector inmobiliario en México. Es presidente de la firma de bienes raíces líder en el País, Realty World México, y presidió la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias (FIABCI) en 2014, 2015 y 2016. Capítulo México.

Opine usted: jorge@realtyworld.com.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.