Inversión se recupera en enero, pero mantiene tendencia a la baja
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Inversión se recupera en enero, pero mantiene tendencia a la baja

COMPARTIR

···

Inversión se recupera en enero, pero mantiene tendencia a la baja

Se registró una recuperación en la inversión fija bruta en el mes de enero. Sin embargo, la tendencia continúa deprimida.

Opinión MTY Visión Económica Jesús Garza
11/04/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Jesús Garza
Jesús GarzaFuente: Cortesía

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicó las cifras más recientes de la inversión fija bruta para el mes de enero, la cual registró un aumento de 1.6 por ciento anual (después de dos meses consecutivos de contracciones).

Al interior del indicador, la inversión en construcción se expandió 2.9 por ciento anual, mientras que la dirigida a maquinaria y equipo disminuyó 0.2 por ciento. Destaca dentro de la inversión en construcción que mientras la residencial registró un aumento de 5.6 por ciento, la no residencial se contrajo 1.4 por ciento anual.

Con cifras ajustadas por estacionalidad, la construcción aumentó un sólido 8 por ciento de diciembre a enero. Al interior del indicador, tanto la inversión en construcción como la de maquinaria y equipo registraron incrementos mensuales de 5.3 y 9.3 por ciento, respectivamente. Es decir, se registró una recuperación en la inversión fija bruta en el mes de enero. Sin embargo, la tendencia continúa deprimida. Con cifras ajustadas por estacionalidad, el crecimiento trimestral anualizado de la inversión fija bruta (que muestra la tendencia) se ubicó en -4.8 por ciento.

Este crecimiento negativo se acentuó por la caída en la inversión en maquinaria y equipo (15.9 por ciento trimestral anualizado). En contraste, la inversión en construcción se recuperó de su tendencia negativa en el cuarto trimestre de 2018 (6.2 por ciento en enero respecto a una caída de 2.6 por ciento en 4T 2018).

Hacia adelante es muy probable que la inversión continúe deprimida. Por un lado, las tasas de interés permanecen en niveles elevados, lo que desincentiva a la inversión. Si bien la inflación se encuentra dentro del rango de la meta de Banxico, no se percibe un recorte de tasas pronto. De hecho, el sesgo se riesgos hacia la inflación permanece al alza.

Por otro lado, las políticas económicas del gobierno federal están contribuyendo a un entorno de incertidumbre. Desde la cancelación el NAIM, hasta la inviabilidad técnica y financiera de la refinería de Dos Bocas (recalcado por el IMCO y el IMP) y del tren maya, están generando incertidumbre sobre los proyectos de infraestructura en el futuro. Aunado a esto, persisten los riesgos externos como la falta de ratificación del T-MEC, la desaceleración económica global, la guerra comercial entre EUA y China, y riesgos geopolíticos latentes como el Brexit (que genera aversión al riesgo).

Así, esperemos que el componente de la inversión sea el que presente un menor dinamismo dentro de la demanda agregada. Lo anterior será muy negativo para el crecimiento potencial de la economía.

Recientemente, el FMI recortó las expectativas de crecimiento para la economía mexicana de 2 a 1.6 por ciento para 2019, debido, principalmente a las políticas económicas del gobierno federal. Será de suma importancia observar el comportamiento de las finanzas públicas hacia adelante. Cualquier deterioro adicional provocará mayor incertidumbre. Pronostico que la economía crecerá al 1.2 por ciento anual este año.

El autor es director general y fundador de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas en EGADE Business School. Cuenta con una maestría en Economía Financiera y doctorado en Finanzas, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido.

Opine usted: jgarzagg@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.