Hoy es primero de diciembre del 2018, México vuelve a nacer
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Hoy es primero de diciembre del 2018, México vuelve a nacer

COMPARTIR

···

Hoy es primero de diciembre del 2018, México vuelve a nacer

Estamos frente a un cambio de Presidente que sucederá este primero de diciembre, donde en la mayoría de las conversaciones públicas se está generando miedo, enojo y por supuesto incertidumbre.

Opinión MTY observador CONVERGENTE Alejandro Zertuche
28/11/2018
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Alejandro Zertuche FuenteFuente: Cortesía

¿Acaso creemos que porque hay cambio de Presidente, México va a cambiar? Es como si creyéramos que ese día marcara la llegada de un ser mágico que borrará todo nuestro pasado y paradigmas. Claro que sería genial, así que vamos a imaginarlo.

Hoy es primero de diciembre del 2018. Recién me levanté y me di cuenta que no sabía quién era yo, al ver por la ventana disfrute de un paraíso lleno de luz y colores increíbles. Todo parecía estar funcionando en un orden lógico. Caminé por las calles y vi a personas que sonreían y saludaban por todos lados. Había una paz en las miradas que se trasmitía en cada encuentro.

Decidí tomar un periódico que regalaban por ahí. La primer noticia decía “México vuelve a nacer” y ¡sorpresa!, me di cuenta que ese era el país donde yo vivía. Las noticias eran positivas, se compartía conocimiento y se ofrecía ayuda de todo tipo. Todo parecía extraño, como que entendía lo que estaba pasando, pero no tenia recuerdos de nada y eso hacía que me sintiera libre y feliz.

Todo era coherencia, libertad, paz, armonía y colaboración. Era una especie de unión mágica entre todos que nos permitía fluir en conjunto donde co-creábamos la realidad. No había instrucciones de nada ni quien diera instrucciones a nadie. En todo momento había una experiencia que disfrutar. Todo era maravilloso y solo sentía felicidad. Ese día nos sólo había nacido México, sino cada uno de los que lo habitábamos. Los mexicanos habíamos cambiado por completo. (Fin del sueño)

Estamos frente a un cambio de Presidente que sucederá este primero de diciembre, donde en la mayoría de las conversaciones públicas se está generando miedo, enojo y por supuesto incertidumbre. Me recuerda a todo el show que se generó desde el inconsciente colectivo días antes de que entrara en funciones el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Todo se iba a caer, los grandes expertos ya hablaban de la muerte de México y como afectaría a los mercados internacionales. No ocurrió lo que se esperaba. Lo mas valioso para nosotros sucedió en los primeros días; despertar libres y reconociendo que los mexicanos si podíamos crecer sin Estados Unidos. Desafortunadamente ese estado de conciencia después se diluyó.

Es claro que la mayoría de las situaciones las creamos desde el miedo. Si no nos gustan los líderes que tenemos es porque hay cosas que debemos aprender y la primera de ellas es a ser coherentes para poder crear esa conciencia en los liderazgos. Estamos creando realidades que no nos gustan sin darnos cuenta que vienen de nosotros mismos.

Por supuesto que hay que enfrentar los retos reales que se van presentando de forma valiente y coherente. El ejemplo del mensaje del Gobernador electo de Jalisco, Enrique Alfaro, muestra como puede ser esto posible. Alfaro en ningún momento enjuició o atacó a nadie; usó de fundamento las leyes y se mostró decidido a impedir que algo que no fuera bueno para los ciudadanos sucediera y aún así abrió la puerta de la colaboración al Presidente electo Andres Manuel López Obrador.

Por otro lado podemos ver a otros políticos y líderes empresariales hablando de populismo y atacando directamente lo que aún no sucede por completo. Esto refuerza sin duda la polarización que actualmente nos afecta y nos separa como sociedad generando más incertidumbre.

Si regresamos al sueño mágico, podemos ver que somos capaces de co-crear de manera colectiva. Eso significa que todos ponemos de nuestra parte para construir la realidad que queremos. La única diferencia con lo que hoy vivimos es que co-creamos inconscientemente, lo cual nos lleva al resultado actual. México puede renacer cada instante. Todos somos responsables de empezar a construir una consciencia que se vuelva más fuerte que nuestros miedos y enojos, para así tener un país diferente; un México consciente. No importa si es primero de diciembre del 2018; cualquier día ofrece esta posibilidad.

El autor es emprendedor por más de 20 años en la industria de la consultoría y servicios. Hoy es asesor de Liderazgos públicos y privados dónde implementa el modelo y tecnología propia llamado Liderazgo Convergente. Influencer en temas de consciente e inconsciente colectivo.

Opine usted: alejandro@convergent.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.