Hiram Peón Lara: México se puso de pie, que sigue
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Hiram Peón Lara: México se puso de pie, que sigue

COMPARTIR

···
menu-trigger

Hiram Peón Lara: México se puso de pie, que sigue

bulletLas principales ciudades como México, Monterrey y Guadalajara se distinguieron por su concurrencia masiva en manifestaciones.

Opinión MTY REFLEJO INTERIOR Hiram Peón Lara
10/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Hiram Peón Lara.
Hiram Peón Lara.Fuente: Cortesía

La semana pasada existían muchas dudas de cómo resultaría este llamado a la unidad, de las mujeres mexicanas, para exigir su derecho a vivir.

El resultado fue una sorpresa para todos pero lo fue más para las autoridades.

En todas las principales ciudades de México se manifestaron y mostraron su repudio a la autoridad. Las principales ciudades como México, Monterrey y Guadalajara se distinguieron por su concurrencia masiva.

La ausencia de las mujeres en las calles y en las empresas, el día de ayer, también fue muy notorio.

Eso fue lo que paso. Ahora, que sigue.

Ya existen muchas opiniones sobre lo que sigue y la verdad todas tienen sustento. Desde crear una institución que represente a las mujeres en su interlocución con el gobierno, exigir que nuevas leyes establezcan bases jurídicas de protección a la mujer, cambiar las leyes educativas para enseñar igualdad de género en las escuelas, esas y muchas más se deben tomar en cuenta.

Lo que si está claro es la necesidad de establecer políticas públicas diferenciadas y efectivas, cambios en la legislacion y acciones judiciales preventivas.

La violencia contra las mujeres es ejecutada por el hombre. El hombre que puede, el hombre emocionalmente ignorante, el hombre castrado en su infancia, el hombre educado en un ambiente de luchar o morir. Todo apunta a que cualquier medida que se tome tendrá que incluir al hombre y a la sociedad.

No podrá hacerse realidad ningún cambio en la soledad del himeneo y tampoco se lograrán los cambios por la benevolencia del que detenta el poder, eso no va a pasar.

Mucho me llama la atención la idea de que debemos empezar por cambiar el lenguaje.

Si, el lenguaje. Las palabras no son inocentes.

Mientras entre nosotros les sigamos llamando de una manera inapropiada y sigamos aplaudiendo que los demás lo hagan, o continuemos consecuentando a quien lo hace, las cosas no van a cambiar.

Tenemos que modificar el lenguaje. Tenemos que hacer que la sociedad descalifique a quien use ese lenguaje que denigra y margina.

Desgraciadamente esto tiene que pasar en todos los ámbitos de la sociedad y tiene que ocurrir ya.

Sabemos que los cambios sociales no ocurren de un día para otro y tampoco ocurren sin cometer errores y corregir el rumbo. Se debe tener paciencia pero no por ello debemos retrasar la toma de decisiones.

Desde luego, en el camino, tendremos que vetar, socialmente hablando, a todos los músicos que denigren a la mujer con su música.

Nadie les niega su derecho de cantar o componer reguetón, pero cuanto más se los aplaudamos ellos creerán que eso es lo que la sociedad quiere y muchas veces lo mejor para una persona no es lo mejor para la sociedad y en eso debemos ser muy firmes.

El lenguaje no es inocente y sigue siendo de dos vías.

Hasta la próxima.

El autor es experto en comunicación corporativa y situaciones de crisis. Cuenta con un MBA del ITESM

Opine usted: hirampeon@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.