Monterrey

Hiram Peón: El cierre del comercio

¿Es un tema político, de salud o humanitario?.

Durante los últimos seis domingos el comercio de Nuevo León ha estado cerrado. No solo los centros comerciales sino también las cadenas de tiendas de conveniencia como los OXXOs y los SuperSiete.

La decisión de mantener cerrado el comercio, de manera unilateral, fue tomada por la autoridad de salud, en este caso el Dr. De la O.

Pareciera que esta medida tiene un sentido político y se está obedeciendo el mandato federal de ahogar al empresariado regiomontano.

Entendemos las intenciones políticas, autocráticas y dogmáticas del Presidente Andrés Manuel López Obrador. Lo ha explicado de muchas maneras cientos de veces: no tiene ningún interés en fortalecer e impulsar al empresariado mexicano. Su campaña de divisionismo social solo tiene un propósito: construir una base electoral que le garantice la mayoría política del congreso y asegurar los puestos de elección popular para su movimiento Morena.

Su soberbia ha llegado a tal nivel que no le importa que quede a la vista de todos la manera como está intercambiando vacunas por votos.

No es fácil comprender todo al andamiaje que está armando López Obrador para asegurar su triunfo electoral. Lo que simplemente esta encriptado es llegar a entender cuál es la estrategia de las autoridades estatales de salud.

¿Es un tema político? A quién beneficia, políticamente hablando, mantener cerrados los comercios por seis semanas. No parece haber un beneficio para los partidos, los candidatos o las autoridades.

¿Es un tema de salud? Tampoco se entiende. Es un hecho que la mayoría de los contagios suceden en las reuniones sociales familiares y en el hacinamiento provocado en el sistema de transporte.

En el caso del transporte depende totalmente de la autoridad regular el horario y el número de camiones que circulan. Se ha permitido que los transportistas utilicen menos camiones y que siempre vallan llenos. El sistema metropolitano también está en el ámbito de la autoridad. Todo es una conveniencia económica.

¿Es un tema humanitario? Cerrar todos los comercios los domingos no tiene nada que ver con una intención humanitaria. Es incluso, todo lo contrario. Prohibir que las personas mayores de 60 años no puedan ingresar a un centro comercial o a un parque o a una casa club es un atentado contra los derechos humanos. Es un acto de discriminación y una violación constitucional.

Entonces es totalmente incomprensible. ¿Cómo están tomando las decisiones? ¿En que se basan para mantener cerrados los comercios los domingos, por qué criminalizar a las personas por su edad para restringirles su libertad de circular?

Si a usted se le hace difícil entender a AMLO, en el caso de las autoridades de salud de Nuevo León, tratar de entender como toman sus decisiones, simplemente está encriptado. O son ignorantes o son incompetentes.

Mantengamos la esperanza. Hasta la próxima.

El autor es experto en comunicación corporativa y situaciones de crisis. Cuenta con un MBA del ITESM.

Opine usted: hirampeon@gmail.com

Twitter: @Hirampeon

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.